Enigma 2000

Se llama Casimiro Aoyama Duarte. Es un hombre joven, delgado y bien parecido. Tiene un auto deportivo y sus ingresos están por arriba de la media en la ciudad de México. No lo sabe ni lo imagina, pero en una semana estará muerto. Goza de aparente salud y acaba de cumplir cuarenta años que no se le notan. Nunca ha tenido una relación de pareja. Ese será el pensamiento que lo atormentará durante los últimos segundos de su vida.

Casimiro, hijo de una veracruzana y un conservador migrante japonés que habla poco y gruñe mucho desde que llegó en un barco mercante al que nunca volvió a subir, disfruta desmedidamente de invadir la privacidad de otras personas a través del  fenómeno de las cámaras web.

Para él, con una carrera creciente y pujante en una empresa global que produce videojuegos, su adicción no representa mayor problema: trabaja desde su casa y cada día, por horas, desde la intimidad del anonimato, gasta buena parte de sus recursos y su tiempo en observar a mujeres que viven de compartir su cotidianeidad con cualquier extraño que tenga a su alcance una computadora, una línea de internet y una cuenta bancaria.

—Despierta. —le increpó una voz con violencia. Apenas podía enfocar y mantener los ojos abiertos. Una lámpara de luz blanca le cegaba.

—¿Quién es? —balbuceó, aturdido.—¿Dónde estamos?

—Mi nombre es Jorge Balles, me dicen el Diúrex.

—¿Qué está pasando? —preguntó Casimiro aún amodorrado—. No entiendo nada… —agregó con un dejo de pánico en la voz.

—Quédate tranquilo —le indicó su interlocutor.—El Diúrex tenía voz de mando: clara pero a la vez suave, casi paternal. Casimiro apenas dudó y obedeció.  “Tranquilo”, se dijo, y a los segundos sintió una oleada cálida recorrerle las piernas. “No pasa nada”, repitió para sí hasta quedarse nuevamente dormido.

El joven Aoyama Duarte no fue siempre un tipo raro y solitario. Durante su funeral, sus compañeros de colegio lo recordarán como alguien afable, generalmente bromista, buen deportista y hasta algo soñador. Alguien incluso evocará —entre esas incómodas y cómicas anécdotas de velorios— que de niño, muchas veces mencionó que quería convertirse en ginecólogo. ¿Qué le pasó a este muchacho que cambió tanto?, se preguntará la madre cuando la llamen a reconocer el cuerpo en las instalaciones forenses.

En realidad, no lo podrá identificar plenamente. El rostro del cadáver de Casimiro estará deformado, pero su madre podrá percibir que se trata de él. Una madre siempre lo sentirá, lo sabrá en el fondo. Eso y una seña particular que heredó: una membrana interdigital que une discretamente entre sí, el segundo y tercer dedo del pie derecho; una extraña condición que se ha trasmitido de generación en generación entre los Duarte.

Casimiro es siempre de rutinas fijas y obsesivo. Como todos los martes, hoy llega del supermercado, pero a diferencia de otros días, observa cerca de su puerta, una enorme caja de cartón coronada por un elegante moño dorado. Como no lleva su nombre y no es su cumpleaños, asume que se trata de un error y decide dejarlo ahí; quizás sea un regalo para el vecino que algún descuidado mensajero dejó en el pasillo. Abre la puerta, y adentro, se quita zapatos y calcetines porque le gusta caminar a piel desnuda, sobre el costoso piso de madera canadiense. Prepara la tetera y se sienta en su sala de trabajo mientras enciende sus ocho monitores para trabajar en diferentes ordenadores al mismo tiempo, sin saber que hoy faltará por vez primera a una videoconferencia con sus superiores, pues estará desmayado, desnudo, en el baño de su lujoso apartamento.

¿A quién quiero engañar? Los ocho monitores son para conllevar mi adicción. Siete en espiar, uno en el trabajo real. Siete como los días de la semana, como los colores del arcoíris. Siete es mi número de la suerte, como los siete mares, los siete cielos, las siete artes liberales, las siete maravillas y maravillosas son esas tetas redondas y perfectas. Me encanta cuando camina rápido y le rebotan, naturales, místicas, hipnotizadoras. Por eso, aunque esté prohibido en todos los Terms of Service, tengo un sistema para grabar lo que capten mis pantallas.  Para poder ver una y otra vez lo que me gusta y no estar sujeto a que todo desaparecerá en un respiro.

 

—Pinche chinito —le recriminó Jorge Balles, con una mirada fría y directa y con el entrecejo duro, altivo—, ya te measte.

La mejor parte de las webcams, sucede cuando las personas no se percatan de que alguien las está observando, cuando olvidan ese detalle. Porque entonces, actúan normalmente, sin esa pesada cortina que nos impone el sabernos vigilados. Como cuando se meten el dedo en la nariz, o se acomodan la ropa interior con total desfachatez. ¿Quién no lo ha hecho nunca? Para mí, vale la pena estar pendiente muchas horas para lograr ser testigo de esos segundos. Eso es lo que pocos entienden cuando juzgan.

—No soy chino.

—Vale madre —le reprendió con tosquedad Jorge Balles mientras se acariciaba la barba, impecablemente cuidada—. Igual te measte.

—Mi padre es japonés —intentó exculparse. Entonces se dio cuenta de que no podía moverse, que estaba fuertemente amarrado y sentía frío en la espalda. A su lado derecho, estaba la tina de porcelana blanca que compró en un sitio web de antigüedades en subasta.

—Y tú eres un pinche chismoso que de no meter la nariz en donde no la llamaron, no estarías meado—le asestó una cachetada, para luego rematar—; pinche chinito chismoso, y meón.

Todo sucedió en uno de esos momentos en que se olvidó de que estaba rodeada de cámaras que ella misma instaló para vivir de ser observada. Después de todo, no eran horas típicas.

Además, siempre que trabajaba en su laptop, ella lo hacía en una postura bien pensada, de tal suerte que el monitor no fuera filmado nunca. Pero se distrajo. Apenas un instante. Y su pantalla se reflejó en un espejo que —maldita sea la suerte— captó la atención de Casimiro y sus obsesiones.

Con ágiles golpes de dedo y movimientos certeros, por medio de una captura de pantalla que transpoló con photoshop, pronto pudo el joven Aoyama Duarte amplificar y leer la imagen captada:

III “STRICH” Family E11/G11/S11/S12/M3//G10/S26//M20

III E11 YL AM/USB, M03 G11 S11a 05.00, 06.05, 06.45, 07.15, 07.55, 08.15, 08.45, 09.15, 10.30, 11.00, 12.30, 13.00, 13.30, 14.15, 16.30

Tue 21.00z (noted 5082kHz)

151, 39, 47, 3013, 2, 90, 25, 987, 43, 47, 36, 56, 66, 84, 70, 2, 43, 47

Nada entendió Casimiro, pero reconoció que 5082kHz describía una frecuencia. Algo intuyó y de inmediato salió al centro comercial para comprar un radio scanner de onda corta. No supo nunca qué lo impulsó, pero le pareció buena idea. Después de todo, los radioaficionados también son especies de voyeristas que disfrutan de escuchar conversaciones policiales y mensajes de otros lugares del mundo.

Le costó trabajo hacer funcionar el aparatejo, pero con ayuda de la Internet, lo logró en mucho menos tiempo del que había imaginado. Sincronizó la frecuencia. Había estática. Algo estaré haciendo mal, chingao. A punto estuvo de apagar el radio cuando de pronto una voz femenina, cuasi mecánica, comenzó a recitar una rápida secuencia de números: sixtysix coma eightyfour coma seventy coma two coma fortythree comafortyseven coma onefifftyone coma thirtynine coma. ¡Mierda! ¡Son los mismos números de hasta abajo!

 

Durante tres días jugó Casimiro con aquellos números. Hora tras hora, pensamiento tras pensamiento. No parecían una serie Fibonacci ni aparentaban siquiera mantener una secuencia matemática lógica. Nada tampoco en la Internet. Al menos en la red visible,  ésa que todo el mundo conoce gracias a los motores de búsqueda que indexan los sitios comerciales y públicos.

Sin embargo, como experto, Casimiro sabe bien que el ochenta por ciento de los sitios de la web son privados y que no están indexados por motores de búsqueda como google o yahoo, por lo que están escondidos fuera del escrutinio normal en los abismos de la telaraña informática, en eso que sólo los muy versados conocen y que se denomina la Deep Web.

Usando un buscador similar al TOR, pero que él ayudó a diseñar durante un hacking campus en la India, Aoyama escrutó en dominios que no fueran los comunes .com y demás conocidos, hasta que dio con un foro llamado Enigma2000.smab, donde obtuvo las pistas que tanto había estado buscando. En tal sitio, un grupo de anónimos aficionados explicaba que las emisoras de números, como ésta con la que se topó, son emisoras de radio de onda corta de origen incierto, pero cuya existencia  había sido documentada por la sociedad civil desde la Segunda Guerra Mundial.

“En general transmiten voces leyendo secuencias de números, palabras, o letras (ocasionalmente utilizando un alfabeto fonético). Las voces que se oyen en estas emisoras son, a menudo, generadas mecánicamente, vienen en una gran variedad de idiomas y normalmente son femeninas, aunque a veces se usan también voces infantiles. Nuestras investigaciones nos llevan a creer (aunque no hemos podido verificarlo), que dichas emisoras son canales de comunicación para enviar mensajes e instrucciones a espías. Esto no ha sido reconocido públicamente por ningún gobierno, pero se hacen algunas referencias en ciertos documentos filtrados en los WikiLeaks. Cabe destacar que a la fecha, nunca nadie ha visto quién ni cómo se generan estas secuencias ni desde dónde se hacen ni con qué propósito.”

Acostumbrado a navegar con absoluto anonimato gracias a sus conocimientos tecnológicos y guiado por el espíritu colaborativo del ideal de la era de la información, Casimiro se anima a participar brevemente en el foro antes de apagar la computadora: “Creo que se trata de algo inofensivo”, escribe con soltura. “Tengo prueba en video de una chica que ha escrito el código: 151, 39, 47, 3013, 2, 90, 25, 987, 43, 47, 36, 56, 66, 84, 70, 2, 43, 47 trasmitido en la frecuencia 5082kHz hace tres días a las 12.30 horas y repetido después a las 13.00, 13.30, 14.15, y 16.30 horas”. Casimiro está extático. Nada lo ha emocionado tanto desde que vio una webcam por primera vez. Suena el recordatorio de la agenda de su celular. Es martes, en un rato más tendrá una videoconferencia con sus jefes. Necesita bañarse y aclarar la mente, olvidarse del asunto por un rato.

—Me dicen el Diúrex porque pego fuerte y arreglo las cosas, chinito.

—Me está confundiendo —imploró Casimiro girando la cabeza porque el aliento agrio de su interlocutor le generó asco—. ¡Y ya le dije que no soy chino! ¡Soy mexicano!

—Vales madre —le amonestó con una segunda bofetada, esta vez mucho más fuerte que la anterior—; todos son bien valientes cuando se ponen a investigar cosas en internet, pero bien que lloran y suplican cuando yo llego.

—¿De qué me habla? —preguntó el joven Aoyama Duarte con lágrimas de desesperación rodándole por el rostro mientras sentía que se le inflamaba el labio por el golpe propinado.

—Están bien pendejos. Todo por andar de curiosos, queriendo saber más. La mejor forma de caerles cuando descubrieron algo que no debían, es poniéndoles un forito dónde puedan presumirlo —le dijo con una amplia y fría sonrisa antes de forzarle una toalla de manos en la boca para que de ella no pudiera salir sonido—. Entonces, el Diúrex le aproximó la enorme caja de regalo con moño dorado que había visto cerca de su puerta más temprano y, de ella, sacó la cabeza cercenada de una mujer.—Lo malo es que me tuve que chingar a la nenita de las webs también —agregó cuando se la puso sobre el pecho desnudo—. No es personal, chinito. Es sólo que no puedo dejar cabos sueltos…

You can edit this ad by going editing the index.php file or opening /images/exampleAd.gif

Poema: El silencio

Cierro los ojos.

Procuro mantener la mente “en blanco”

pero sólo puedo ver el negro de mis párpados

y una que otra flotante amiba que dicen,

es una suciedad dentro del globo ocular,

como si fuesen tiras de algodones de azúcar de vista.

 

Medito.

Trato de estar en silencio.

Un perro ladra en la noche y

el eco de otros le siguen.

 

Va de nuevo.

Y me quedo semi dormido.

Es el cansancio de tanto trabajo acumulado.

Es el camino.

Me llama y me seduce.

Me lloran los ojos por tratar de mantenerme a flote

y lo logro.

 

El silencio me rodea.

Es como un ruido ensordecedor.

Como una máquina constante que golpea

rítmicamente y no se calla nunca.

 

El silencio duele en los tímpanos,

porque suena algo.

No sé describirlo, pero de ahí,

supongo, viene la frase de

“ruido ensodecedor”.

 

Porque el silencio suena,

retumba, te acompaña,

te acompasa cual latir cardiaco,

aunque no quieras tenerlo ni escucharlo.

Y el silencio es la nada y Adán,

fue el primero en captarlo.

 

Poema: Lombriz, lombricita

Parece una lombriz,

lombricita,

inofensiva, lerda, diminuta,

que curiosa,

perfora la tierra que habita

y se sumerge en la humedad,

aunque en realidad,

rodea,

y come,

y crece

y se multiplica.

 

Lombriz lombricita,

sin ojos ni dientes,

que trabaja incansablemente

entre ocho y diez días,

cultivando paciente,

para luego agotar los recursos,

fastidiarlos,

vaciarlos de sangre

y de cuerpo y de alma,

y después mudarse,

pues el plan maligno,

del gobierno de aquellas,

es sobrevivir,

a toda costa y a todo predio.

 

Salen pues a buscar  nuevos lares,

en acuosas naves, a cientos de

kilómetros por hora, hasta que la lombriz,

lombricita que parece tierna,

planta bandera y todo comienza de nuevo.

 

No tardan en llegar,

les advierto,

rojas, alargadas,

juguetonas,

ébola ebolarem,

lombrices lombricitas

tan insolentes y mortales.

Poema

En la maestría me pidieron escribir un poema (sólo ritmo, sin rima) sobre el lugar donde vivo. Cabe decir que la poesía, me cuesta más que la clase de econometría.

Pero aquí va. A ver qué les parece (y a ver si adivinan el lugar)

Mi tierra es de matlatzincas Prometeos,
alfareros y artesanos que injertan espíritu al barro,
laboriosos al borde del cerro, rodeado por árboles de vida.

Con milpas y magueyes, nuestros cielos son claros
como las miradas de las mujeres míticas,
tlanchanas que son mitad serpientes de agua.

El clima es frío pero las cuatro estaciones
nos adornan todos los días,
mágico es nuestro pueblo
donde por la noche aún miran las estrellas
y el aire huele a fresco.

Reflexiones en 20 tweets: ¿Censura la Suprema Corte de la Nación Mexicana las palabras?

1. Creo que se ha mal entendido la resolución de la Suprema Corte. Si bien entiendo, se refiere al “hate speech” y no como tal, a la palabra

2. Esto deviene d q el “hate speech” es una comunicación que vilifica y agrede a una persona por cuestiones de raza, sexo, identidad sexual,

3. religión, edad o hasta incapacidades físicas. El “hate speech”, debe INCITAR a la violencia contra estas personas, objetos d la violencia

4. Y ahí se anteponen o chocan varios derechos: el derecho a la privacidad, a la sexualidad, etc, vs el derecho de expresión de otros.

5. La ley debe resguardar la integridad de una persona. Y si otros INCITAN a la violencia contra una persona, debe actuar para defenderla

6. Por ende, no considero que la SCJN esté prohibiendo nada.

7. Más bien entiendo que SCJN dice que quien promueva el “discurso de odio” vs grupos, no esta amparado en derecho de libre expresión.

8. Lo cual va acorde a lo que dicta el derecho internacional y el International Covenant on Civil and Political Rights suscrito x la ONU

9. Los países que más activamente combaten el “hate speech” son curiosamente, países donde hay enorme libertad de expresión y critica

10: Estos son: Australia. Prohíbe el “hate speech” que incita a la violencia. Bélgica: prohíbe el hate speech racista desde 1981.

11. Canadá: prohíbe el hate speech y la promoción al genocidio. Prohíbe también el negacionismo del holocausto judío.

12. Dinamarca: prohíbe hate speech y la incitación a la violencia contra cualquiera por sus creencias, orientación sexual, religión o raza.

13. Francia: prohíbe el hate speech o cualquier discurso que incite a la violencia, a la discriminación cualquiera.

14. Alemania prohíbe el hate speech o el Volksverhetzung (odio popular) contra cualquiera que incite vs la dignidad humana.

15. Islandia: es punitivo cualquiera que públicamente se burle, o busque incitar a la violencia y/o agresión por características personales

16. Los Paises bajos: prohíben el discurso de odio contra cualquier grupo que incite a la violencia, discriminación u odio vs personas

17. Nueva Zelanda: prohíbe la “desigualdad racial” en discursos. Todo lo que sea odio o incite al odio y agresiones a otros

18. Suecia: prohíbe discurso de odio hacia individuos p proteger su derecho integridad física. En el 2002 agregaron vs discriminación sexual

19. Lo mismo sucede en Suiza, en el Reino Unido y en los EEUU.

20. Entonces no, no prohibió la corte “decir puto”. Sino q el discurso que tienda a INCITAR a la violencia no es libertad de expresión.

¿A qué se debe la confusión? Me parece que viene de algunos brillantes periodistas y editores que solo retomaron la nota diciendo: <Censura la Superma Corte las palabras “maricón” y “puñal”.>

Gracias por aguantar mi perorata.

Explicación adicional del caso (tomada de los comentarios):

Este asunto salió porque el dueño de un periódico, insultó a una persona públicamente en una columna escrita, masiva. Esta persona insultada, demostró localmente (tribunales en Puebla), que después de recibir ese insulto, su vida y su integridad se vieron afectadas, pues se promovió odio público y se incitó a la violencia contra su persona, sus negocios y etc. Por ello, los tribunales de Puebla le fijaron una sentencia civil al que insultó. No conforme, el que insultó quiso revertir la sentencia argumentando que se encuentra amparado por la constitución, por el derecho de libre expresión, para insultar y denostar públicamente, en medios impresos, a quien él quiera, por los motivos que él quiera. La corte lo que hizo, fue negar dicha apelación.

Hay una confusión creyendo que las palabras “maricón y puñal” están prohibidas. No es así. La corte critica que “las expresiones empleadas en el caso concreto“, no tenían que ver con lo que se discutía en el medio de comunicación (fueron impertinentes o que no tenían pertinencia en el asunto) y estuvieron dirigidas como discurso de odio para dañar al insultado, le generaron un daño que demostró a cabalidad, y ello, como discurso público de odio “no está protegido por el artículo de libertad de expresión de la Constitución”.

Esto quiere decir que si tú decides expresarte públicamente de manera masiva, ofendiendo a un tercero, sin que el insulto tenga que ver con el asunto de la discusión (por ejemplo, decir en TV que tal persona es un “sopla cañas” y que nadie trabaje con él a menos que sea un “muerde almohadas”), tiene el ofendido que demostrar que tu expresión le generó un daño discriminatorio, que su mujer lo dejó, que lo despidieron por que tu discurso incitó a violencia contra su persona, bienes, etc; tiene que demandarte y tu tendrás que ser condenado civilmente (eso dice la ley en materia civil). En caso de proceder y ganarte la demanda, si deseas apelar esa sentencia civil, diciendo que tienes un derecho constitucional a decir de él lo que quieras cuando quieras sin sustentar nada, entonces la Suprema Corte –que acaba de fijar criterios escritos al respecto– te negará esa apelación y te obligará a cumplir la pena establecida por un tribunal en materia civil…

* Adición 8 marzo 2012: Audio del ministro Zaldivar explicando precisamente esto (via Radiofómula)

Algunas reflexiones sobre el vandalismo, Juan Francisco Quinquedal, y la labor de la policía

El día 1 de diciembre del 2012, durante la primer presencia como Presidente de México de Enrique Peña Nieto en el Congreso de la Unión, se dio un fuerte enfrentamiento entre fuerzas policiales y gente que protestaba por estar en contra del regreso del PRI al poder Ejecutivo Nacional.

Hay sin embargo que ver qué es lo que sucedió con un poco de mayor detenimiento, pues en días posteriores, se están procesando a personas detenidas como responsables de estos hechos y que irán a dar a la cárcel en las próximas horas.

Por ello y por algunos videos que me han llegado, es que tomo estos puntos a considerar y que más adelante podrían formar parte de un artículo o investigaión más en forma.

Es importante recalcar que hubieron dos tipos diferentes de protesta:

1.- LA PACIFICA: lejana a cualquier tipo de agresión, donde la gente estaba claramente identificada y realizaban cantos, obras de teatro y marchas pacíficas sin afectar propiedad de ningún tipo, y

2.- LA VIOLENTA: esta marcha tenía como fin, evitar o tratar de evitar que Peña Nieto asumiera el poder en el Congreso. Esta marcha, fue directamente a atacar un cerco policial con una clara ofensiva: llevaban estructura, líderes, altavoces, estrategia, cascos, toletes, máscaras anti-gas, bombas molotov y demás, para incendiar al enemigo y hasta utilizaron un camión de basura de varias toneladas de peso, para estamparlo contra el cerco, incendiarlo, y poder abrir un boquete en el perímetro. Estas personas, pusieron en riesgo la vida de policías y funcionarios que solo estaban cumpliendo con su deber de resguardar un lugar, les causaron lesiones y heridas, provocaron daños patrimoniales a propiedad pública y privada y peor aún, no les dejaron más alternativa que defenderse. Y no hay defensa que no implique el uso de la fuerza pública.

La diferencia entre uno y otro grupo de manifestantes, no es poca.

Aquí hay que considerar algunos antecedentes que valdría la pena contestar:

1. ¿Por qué días antes, algunos legisladores intentaron quitar el cerco y vallas que habían puesto las policías y Estado Mayor para resguardar la zona? ¿Tienen ellos algo que ver con esta ofensiva? ¿Están detrás de quienes implementaron una estrategia ofensiva contra las fuerzas públicas?

2. ¿Por qué los organizadores de las protestas pacíficas NO TOMARON distancia y se desligaron por completo de los grupos agresores? Tenía al menos una semana corriendo en las redes, en grupos de FaceBook, Twitter y demás foros, rumores e información de que habría varios grupos que tratarían de atacar el cerco policial con cadenas, machetes, toletes, mascaras, bombas incendiarias y algunos hasta hablaban de armas. ¿Por qué, repito, no se alejaron de ahí? ¿Por qué no lo previeron? ¿Falta de experiencia?

Recuerdo que días antes de la marcha por la paz, en la que participamos miles de capitalinos, se habló de grupos de choque y los organizadores, con toda responsabilidad, comenzaron a reestructurar la marcha: vestir de blanco, no cantar consignas partidistas ni pancartas agresivas contra las creencias de nadie, cuidarnos unos a otros, pedir que medios vigilaran cada etapa, y mantenernos alejados de cualquier cerco policial. No se provocaría de ninguna forma a las autoridades. No se pondría en riesgo a nadie.

Resulta curioso que para la toma de protesta de Peña Nieto, los líderes de las marchas pacíficas, no solo no lo hicieron, sino que en algunos casos, hasta acompañaron a los grupos agresivos a las zonas de ataque y de conflicto, donde se dio la ofensiva. Por citar solamente un caso: ahí donde se destruyeron autos y casetas telefónicas, donde se incendiaron camiones, donde se lanzaban rocas y bombas molotov contra policías, estaban grupos cercanos a Epigmenio Ibarra, el YoSoy132 y estudiantes pacíficos. ¿Por qué esa irresponsabilidad de sus líderes?

Aquí es donde entra este video que me enviaron por twitter (gracias @Malakatonche) y que parece ser del momento en que resulta lesionado el activista que rápidamente cantó —equivocadamente— como muerto el legislador Monreal desde la tribuna: se trata de Juan Francisco Quinquedal (Kuykendall, (sic.)), profesor de teatro de 67 años y simpatizante de La Otra Campaña, adherente al EZLN.

NOTA: EL VIDEO ES FUERTE

El video que dura apenas unos segundos, es tomado desde el lado de la ofensiva del cerco policial, apenas a unos metros de las vallas donde se resguardan granaderos y policías del Distrito Federal y Federales.

Al inicio del video, se observa al fondo la activación de granadas de gas lacrimógeno para dispersar al contingente que ha atacado a la policía y el cerco que evita su paso. Hay que recalcar que la policía no inició el ataque.

Luego se observa de nuevo el cerco policial, y la cámara va a dar justo al contrario del cerco, donde hay policías tirando más gas lacrimógeno y algunos protestantes retirándose por este motivo. Se ven unos cubiertos del rostro y otros vestidos normalmente.

La cámara pasa entonces al frente y se observa por apenas una centésima, al profesor Juan Francisco Quinquedal caminando, luego se observa del lado izquierdo el camión de basura que los violentos trataron de usar para derribar el cerco policial, y en el frente, se observa una muchedumbre, rocas en el piso, agua o algún líquido (aparentemente para apagar el incendio del camión de basura), humo y en resumidas cuentas: caos.

Un momento después, el camarógrafo observa al profesor Quinquedal tirado en el suelo con una herida grave en el cráneo y se lamenta de la situación diciendo “hijos de su…”

Después el video se muestra en cámara lenta y aparentemente encuentra un arma disparando por sobre el cerco policial, una bala de goma volando por el aire, y el profesor herido en el suelo. Cuestión de segundos.

Si es que efectivamente eso es lo que sucedió (es muy difícil aseverarlo, pues no soy experto en videos y no sé si realmente eso es un cañón y una bala de goma), hay que puntualizar lo siguiente:

• El aparente cañón está en una altura superior a la de un ser humano normal. Todo indica que algún oficial lo puso entre la apertura del cerco por sobre su cabeza, sin detenerse a apuntar.
• El disparo parece hacerse por ende, al grupo del fondo que está en pleno enfrentamiento con uno o dos oficiales al descubierto, quienes huyen de una granada de gas (muy probablemente arrojada por ellos mismos) y de la multitud que corre en sentido opuesto
• Al encontrarse el profesor en medio de ambos grupos, pareciera que resulta accidentalmente herido en fuego cruzado.

Terrible. Herido de gravedad por estar en el momento equivocado en medio de un enfrentamiento.

En especial, porque las balas de goma, aunque no tienen una finalidad letal, pueden llegar a serlo si se disparan demasiado cerca, si hieren zonas frágiles del cuerpo, y un largo etcétera.

¿Debía la policía usar balas de goma?
Me parece que no en primera instancia. Las balas de goma debieran ser, por su peligrosidad, el último recurso. Hay al menos una decena de estudios que lo constatan. Por ello, mucho antes de usarlas, se debiera hacer uso de otro tipo de estrategias de defensa y dispersión, entre ellos, el lanzamiento de fuertes chorros de agua que resultan ser menos letales.

Esto me confirma que nuestra policía debe rediseñar sus procedimientos de defensa y dispersión de multitudes, además de recibir una muy seria capacitación al respecto para procurar que estas cosas no vuelvan a suceder.

Al poco rato, el ya Presidente Peña dejó el recinto legislativo y entonces fue que surgieron también grupos agresivos que se dedicaron a vandalizar la zona del centro histórico de la ciudad, para, se decía también, evitar que Peña Nieto llegara o saliera de Palacio Nacional.

Estos grupos agresivos, atacaron comercios, incendiaron de nuevo algunos vehículos, lanzaron rocas, hicieron pintas, rompieron cristales de hoteles, restaurantes y cafeterías, corretearon civiles, golpearon a varios, lanzaron petardos, robaron lo que pudieron y de nuevo, fueron en actitud ofensiva contra la policía que tenía que resguardar la zona.

Cuando la policía recibió la orden de arrestar a los vándalos, se fueron, hay que decirlo, contra cualquiera que se toparon, entre ellos, muchísimos que no cometieron ningún delito: marchantes inocentes, gente que estaba pasando por ahí o quienes estaban huyendo de la zona.

Es por ello que necesitamos, debemos, insistir en que reciban una mayor capacitación. Son cuerpos que nos deben brindar seguridad a todos los ciudadanos, y sin la adecuada capacitación, no tendremos ese resultado en casos como este.

Es claro, que los vándalos se confundieron con gente inocente. A los vándalos hay que castigarlos por sus delitos, pero a la gente inocente hay que ponerla en libertad de forma inmediata y castigar, los abusos de autoridad de la policía. De ello depende que como sociedad civil, podamos confiar que las personas que nos cuidan, son vigiladas también por nosotros y que los excesos no deben ser aceptados si queremos vivir en un Estado de derecho.

Comprendo que haya confusión en la zona, que no se sepa quien ataca y quien no, pero lo que no debemos aceptar como ciudadanía, es que se encarcele a nadie sin que se les demuestre su culpabilidad de forma fehaciente, porque nada peor que dejar sueltos a delincuentes… salvo dejar presos a inocentes.

Por último, a todos esos funcionarios y oficiales que hicieron su trabajo de forma profesional, sin abusos de ningún tipo: gracias, muchas gracias.

Ayudemos a Karina Alvarado

Mi amiga Karina Alvarado, iniciará un tratamiento contra un cáncer que le ha regresado (ya lo ha vencido una vez) a partir del próximo lunes, mismo que incluye trasplante de médula ósea (le efectuarán severas quimioterapias para limpiar su organismo del cáncer), y para tal efecto, se necesitan dos tipos de donación: sangre y plaquetas.

El tipo de sangre para donar puede ser cualquiera, puesto que se acordó con el Banco de Sangre, hacer intercambio tomando de sus reservas.

Para efecto de las plaquetas también es cualquier tipo de sangre y solamente evaluaran la compatibilidad con la sangre de Karina. Para efecto de la donación de plaquetas se requiere asistir a un estudio previo y dentro de los siguientes cinco días, asistir para hacer la donación, entiendo que las plaquetas tienen una vida útil de 5 días, por lo que se requiere mayor tiempo previo y precisión para los estudios. Las plaquetas que se donen se regeneran en 72 horas.

Por lo que se refiere a la donación de sangre puede ser cualquier día a partir de hoy mismo.

Requisitos que solicita el Banco de Sangre:

Paciente: KARINA ALVARADO CANCINO
Lugar: BANCO DE SANGRE DEL HOSPITAL ANGELES DEL PEDREGAL
Dirección: Camino a Santa Teresa No. 1055 Col Héroes de Padierna, del magdalena Contreras, Tel. 5652 3011 Ext. 2072 y 3065
Horario: Lunes a Viernes de 7:00 a 17:00 Hrs. Domingos y Días Festivos de 7:00 a 14:00 Hrs.

¡Gracias, Muchas gracias!

Juguemos a Jugar

A ver si esto significa volver a mi espacio, a escribir un poco de vez en cuando. Espero lo disfruten:

Ahora imagino tu labio superior, suave y líquido entre mis dientes. Mi lengua que juega a manecillas del tiempo que todo el amor impacienta. Sufro de ti y tu ausencia. Entre las costillas, me dueles. Me faltan tus pecas. Abajo del brazo, aun queda este maldito espacio… Gano un paso, gano dos, me empujas tu y me empuja él; retrocedo un tiempo. Ansío tu cintura, referente de mi propia medida. Muy lejos de encontrarte, búscote en la obscuridad que no llenas. Es locura que de remas de locos y líos andan. Antes muero que matar mi propia palabra. Necedad de quererte, lo sé; soy terco. Espalda tuya en mis dedos con los que te escribo. Oh, si tan solo me dejaras… Millones de casualidades que se han prestado del tiempo y el azar para reunir nuestras venas; maldito desperdicio. Amar es esencia de lunáticos. Están ungidos por el deseo de lograr posible lo que pareciera imposible. Paciencia, decimos los incrédulos que necesitamos asirnos de algo como otros entre los que no estamos. Me acompaño de ti en una vacía multitud. Te extraño de mi entre las costillas… Quiero dejar de faltarnos. Único sueño que causa insomnio. Ideas y espacios buscados hasta que rodeo tu cuello. Ofrezco lo que soy. Entrego mis vísceras. Nadie quiere nada más. Carajo, aquí y ahora, dime tu por mí. Rosas que rosas son tus favoritas porque entiendo lo que a nadie mas entiendes. Confío en ti lo que a nadie más le confías. Imagino de nuevo tu labio superior, sabio y salado. Sí, mejor dame esperanza a cuentagotas. Algunos segundos para verte a los ojos. Mírame. Entiéndenos que la nada del todo se nos escurre a cada segundo. No nos pierdas, por favor; te lo ruego. Ven, te abrazo, ven, en gris reposo. Podemos entre los dos, juguemos a jugar probar la vida.

J. S. Zolliker
30 mayo 2010

Hello world!

Welcome to WordPress. This is your first post. Edit or delete it, then start blogging!

Nada es Casualidad 3:19 ahora en México

·:!)

Polvo eres y al polvo volverás, reza el génesis. Nada es Casualidad, reza la película.

Mañana viernes 19 de junio de 2009, se estrena en México la película “Nada es Casualidad, 3:19” de mi buen amigo, Dany Saadia.

Les escribo para que vayan a verla. Vale la pena. Y no por la amistad que tengo con el escritor y director de la misma. Vale mucho la pena verla porque es una película que le rompe el esquema al mal catalogado “nuevo cine mexicano”. Sí, se lo rompe con R mayúscula y golpe seco.

Nada es Casualidad, 3:19” no es ni cine “contemplativo“, ni cine de “arte“, ni cine de “denuncia” que bañados en majaderías nos huelen ya a cliché y a viejo en esa “nueva” corriente del cine nacional.

No. “Nada es Casualidad, 3:19” es diferente. Para comenzar, es una buena película de entretenimiento, original. Tiene toques trágicos, tiene también muy buen humor. La risa la provoca la historia, no las palabrotas que muchas veces en el cine de y por mexicanos, se hace como constante de una ley que no las permitía y que ya no existe.

El humor, es buen humor. Es atrevida. Combina animación con acción viva de una forma por demás original, mezclando además 3 historias distintas, en 3 tiempos diferentes en 19 partes principales, todas las que confluyen en una sola energia, o motor, que los humanos llamamos casualidad. Y resulta que la combinación de casualidades para que dos personas se conozcan y se enamoren, es una delicia. La historia es distinta y por si fuera poco, cuenta con excelente fotografía y dirección, muy buenos actores y música, y ese ingrediente aquel, que hace que al salir del cine se sienta uno con buen sabor de boca.

Vayan verla el fin de semana. Estará en prácticamente todos los cines del Distrito Federal y area conurbada. Vayan a verla porque – como restos de la maldición de la nueva corriente “del cine mexicano”, durará en carteleras sólo dos semanas si la gente no la consume lo suficiente. Y no, no los invito a que apoyemos el cine mexicano (Dany Saadia es Mexicano y la producción es española-mexicana). Los invito simplemente, a que apoyemos al buen cine en general.

Actores, reseñas, sitios donde será exhibida, si dan click aqui

Actualizaciòn: Lo que otros dicen de la pelìcula
* La opiniòn de Ricardo Zamora