Si o No al voto blanco

De moda en México, en la época de elecciones que viene, se ha puesto en la mesa el debate del voto nulo o voto en blanco. La propuesta, es ir a las urnas para cumplir el deber ciudadano del sufragio, pero dejar la boleta en blanco o anularla para demostrarle a nuestros gobernantes, con esta abstención activa, que los mexicanos no estamos de acuerdo en lo que han hecho hasta la fecha; que ya no creemos en ellos, que estamos hartos, y un sinfín de argumentos que dicen sus promotores, se convierten en una forma protesta; es levantar la voz, no legitimar a los próximos gobernantes, etcétera, etcétera, etcétera.

Tiempo tenía que un tema en particular no provocaba tanta participación de opiniones encontradas. Debates, riñas, acaloradas discusiones son de todos los días a este respecto en últimas fechas, pero de hecho, el voto en blanco o nulo no es para nada nuevo. Existe en muchos países desde hace décadas: se reconoce y utiliza en Grecia y en varios Estados Norteamericanos como el NOTA (None of the Above) que en Nevada es llamado el NOTC (None of These Candidates), en Ucrania (Contra Todos) y en Rusia como el voto blanco, que fue oficialmente abolido en el 2006.

Debo aceptar, que el concepto per se me gusta, sin embargo, en México y con las condiciones actuales en las que se ha planteado, es a todas vistas inútil.

Es inútil porque hasta donde sé –si me equivoco, corríjanme- en el código electoral Mexicano se contempla como ganador de las elecciones, a aquel que cuente con el mayor número de votos afirmativos, lo que querría decir que no se contempla en absoluto, la posibilidad de contabilizar votos erróneos (con equivocación en su emisión) ni votos anulados o en blanco. O dicho de otra forma, aunque el 99.99999% de la población votara en blanco, ganaría el candidato que tuviera tan solo 1 voto correcto, a pesar de los millones de pesos gastados. Es entonces, según la lógica, una acción inútil pues no representará ningún tipo de diferencia en el resultado.

Inútil también, porque el voto blanco o nulo, no obligará a los políticos ni al IFE o a ninguna autoridad, a tomar ninguna decisión o medida sobre el disgusto general de la población. Si acaso, será nuevo reto para mercadólogos políticos que tienen que ver cómo nos venden a sus candidatos, y de uno que otro oportunista que querrá sacar bandera en provecho de intereses propios (así como el “partido del voto blanco”, por ejemplo. O una organización no gubernamental que viva del presupuesto de nuestros impuestos).

Personalmente, no me gusta tomar acciones cuyos resultados son de nulo impacto. Las equiparo como levantar una basura de la calle para luego volver a tirarla pasos después. Especialmente, porque las elecciones como tal nos salen demasiado caras (México tiene uno de los sistemas electorales más onerosos del mundo) como para levantar los triunfos logrados y tirar el voto en la acera unos pasos después.

¿Usted qué opina, estimado lector, lectora? ¿Le sigue atrayendo la idea del voto blanco o nulo? Si es así, aunque yo y muchos no estemos de acuerdo, está en su derecho. Reside en cada quién qué hacer con esa posibilidad que nos confiere la democracia que tantos años y tanta sangre nos ha costado. Sólo que antes de emitir su final veredicto, les invito a que hagamos un examen a (y de) conciencia:

1. ¿Sabe en qué número de distrito vive usted?
2. ¿Sabe cómo se llama el diputado federal que lo/la representa?
3. ¿Conoce el nombre de su diputado (u asambleísta) local?
4. ¿Sabe como se llaman todos los candidatos a estas siguientes elecciones a los que le tocará votar? (pista: son ocho)
5. ¿Conoce las propuestas de cada uno?

Si ha contestado correctamente a las cinco anteriores preguntas, felicidades; forma usted parte del menos del 0.5% de la población en edad de votar. Si estando en ese minúsculo grupo, no lo convence ninguno de los candidatos que tendrá que votar el próximo cinco de julio, entonces usted sí podría, responsablemente –aunque de utilidad nula como ya lo vimos, votar en blanco su boleta electoral.

En cambio, si respondió negativamente a tan sólo una de las anteriores preguntas, valdría la pena reflexionar un poco sobre lo que este “voto nulo” o “voto en blanco” significa, pues tristemente, se ha enarbolado como estandarte del hartazgo político, pero también, hay que decirlo con todas sus letras, de la ignorancia y la comodidad que nos representa ocultarnos en el “movimiento” para disfrazar la apatía y desinformación democrática de la cual somos parte la gran mayoría de ciudadanos.

En un ejercicio de completa honestidad tenemos que aceptar que los mexicanos no somos “víctimas” del sistema como sugiere Denise Dresser. Es cómodo y conveniente, pero no es verdad. No lo es, porque el principio mismo de la democracia indica en que el poder radica en el pueblo. No lo es, porque nuestro gravoso sistema democrático no es diferente de ningún otro sistema democrático representativo del mundo, en los que la mayoría de ciudadanos que votan positivamente, eligen a terceras personas para hacerlos sus representantes. Dichos representantes, son “encargados” de tomar las decisiones requeridas, según lo que sus “representados” les hemos encargado.

¿Es culpa del sistema que tengamos políticos corruptos e irresponsables? ¿Es culpa de nuestro sistema democrático que cada año que pasa las campañas políticas gasten más y más miles de millones de pesos publicando fotos que se convierten en basura? ¿Es culpa del sistema democrático que nos inunden de discursos vacíos? ¿Es culpa del sistema que deportistas terminen sus carreras y se conviertan en candidatos? ¿Es culpa de la democracia que los ciudadanos estemos hartos de nuestros gobernantes? No, no, no, no y no. No lo es.

¿Es culpa de nuestras autoridades? Sí. Pero esa culpa se extiende a nosotros por el simple principio democrático, como ciudadanía. Nos corresponde por no estar bien informados. Por no promover la cultura democrática. Nos corresponde sin duda alguna, por “olvidar” el poder que nos confiere el mismo sistema de elección de nuestros gobernantes. Por ejemplo, ¿cuántos de nosotros hemos “castigado” al PRD quitándole el voto en cualquier estrato, por defender, permitir y refugiar el paro de AMLO que secuestró por varias semanas a la ciudad de México?
Sí. El dicho es cierto. Tenemos a los gobernantes y partidos que nos merecemos. Como población somos una vergüenza que tiene políticos incompetentes y vergonzosos. Olvidamos fácil, perdonamos aun más, no exigimos nunca. Participamos en algunas marchas sólo porque es más fácil que trabajar, no pagamos impuestos, no denunciamos tropelías, no leemos, compramos mercancías robadas, permitimos la fayuca, y en resumidas cuentas, no nos importa un comino. Somos muy buenos para reclamar, muy malos para actuar. En otros países, con un sistema idéntico, obligaría el electorado al no votar por ningún candidato de un partido en particular, a que la dirigencia de dicha agrupación política cambiara de rumbo, a que por ejemplo, expulsaran a AMLO del PRD, o a Monreal del PT por su escándalo mariguano. ¿Es culpa de la democracia? No. Es culpa del electorado. De nosotros, los ciudadanos. ¿Cuántos de nosotros les hemos reclamado a nuestros representantes legislativos algo? ¿Cuántas cartas o correos electrónicos les ha enviado usted querido/a lector/a? ¿Cuántas veces le ha escrito a su diputado para reclamarle que promueva un cambio de legislación que regrese al IFE a donde debe estar para que no esté limitando la libertad de expresión de nadie? ¿Cuántas demandas de inconstitucionalidad tiene el nuevo código electoral? ¿Cero? Y sí, es cómodo preguntarse para qué hacerlo, adivinando que no responderán nada. Es cómodo pero irresponsable, y eso, no es culpa del sistema. ¿Entonces cómo queremos que dichos representantes nos rindan cuentas? ¿Así como por obra del espíritu santo? No señores, así no funciona la democracia, ni aquí, ni en Suiza.

¿Aún sigue pensando que el voto en blanco o voto nulo es una herramienta correcta de protesta? O en este ejercicio de conciencia, como me sucedió a mi, ¿se ha dado cuenta de que es la excusa perfecta para ni siquiera informarse de lo que hay que elegir? Yo me encontré – para mi muy particular caso- que en verdad hay algunos candidatos que traen buenas propuestas por las que vale la pena votar, y posteriormente, exigir su cumplimiento. No estoy diciendo que eso sea el caso para todos, pero antes de votar en blanco o nulo, creo que debemos intentar agotar los recursos democráticos que tenemos a mano, que nos corresponden por derecho, y que no hemos utilizado nunca antes. Yo al menos, así lo haré.

¿Sigue indeciso/a? Entonces le propongo que en lugar de votar blanco, vote útil: por cualquiera que no sea de los partidos chicos como el Verde Ecologista (que es el único partido ecologista del mundo que defiende la vida de animales pero promueve la pena de muerte), el Social Demócrata (que no tiene nada de izquierda y nada de demócrata y culpa de la delincuencia a la pobreza), el Partido del Trabajo, Nueva Alianza, Convergencia, etc., que cuestan muchos millones de pesos a la sociedad mexicana y cuya desaparición por falta de votos, representaría un bien mayor, pues se ha demostrado su representatividad es prácticamente inexistente y a los 3 partidos grandes no les costaría ningún trabajo incluir sus propuestas para satisfacción de todos.

Repito, la idea del voto blanco me gusta, pero no con las condiciones que tenemos en estas elecciones, donde un voto blanco equivale a quedarse en casa a beber una cerveza porque no cuenta para nada. Mejor promovamos con nuestros legisladores, que en un futuro:

A. Se legisle que se compute el número de votos blancos para que dichos votos cuenten y no sean vistos legalmente como “errores”.

B. Que se legisle, que si llegara a triunfar el voto nulo o blanco, se eliminaran a los candidatos y se convoque a nuevas elecciones de emergencia.

De esa forma, el voto nulo o en blanco no sería inútil sino que cumpliría con la función legítima de mostrar cuando el pueblo no esté de acuerdo con ninguno de los candidatos presentados y en mayoría, podríamos obligar a un cambio de propuestas y personas.
Y yéndonos un poco más allá, exijamos se reviertan las últimas modificaciones a la ley lectoral y del IFE donde se limita la libertad de expresión y se promueven los negocios “bajo el agua” con los medios de comunicación. Exijamos se legisle la posibilidad de remover a un gobernante si a un año de funciones no ha cumplido con el 15% de sus promesas de campaña. Exijamos se legisle la reelección para legisladores locales y federales cada dos años para que podamos castigar al que no cumpla. Exijamos de una buena vez por todas, para que nuestros gobernantes sean mejores. Y no, no se trata de aceptar la “fruta menos podrida” como aseveró José Antonio Crespo. Porque si a esas vamos, el voto en blanco o nulo, es simplemente ir al mercado, gastar el poco dinero que tenemos en pagar la fruta y tirarla en la acera o devolvérsela al tendero sin reclamo alguno…

Más bien se trata de investigar, y por nuestros medios legítimos y legales, exigirle a los políticos que necesitamos mejores propuestas y su cumplimiento, demostrarles que nos vamos a involucrar y que no los dejaremos hacer lo que venga en gana al que gane (ni al que pierda).

Así, entenderemos todos los involucrados, que ganará en un futuro el candidato a gobernante que mejor cumpla lo que promete, que mejor demuestre su trabajo, y que mejor nos represente a todos (la tendencia ahí está, vean a Peña Nieto, que se podrá decir muchas cosas de él, pero lleva cumplidas el 85% de sus promesas de campaña firmadas ante notario).

Vote pues en blanco o no, pero por favor no lo haga sólo por caer en la moda puojadista del auto boicot a la democracia disfrazada de desencanto. Vote pues en blanco o no, pero hágalo a conciencia, informado y contemplando las consecuencias de sus hechos, y las secuelas que tendrá nuestra democracia, inmediatas y a largo plazo.

You can edit this ad by going editing the index.php file or opening /images/exampleAd.gif

Convocatoria para demostrar que el virus de la influenza A H1N1 es un fraude

< start ironía>

Querido Peje:
Queridos seguidores del peje y anexos
Esquizofrénicos varios
Fanáticos otros tantos
Conspirainfluencipendejistas todos
PRESENTES

Mucho he escuchado –y leído en sus libelos callejeros- sus sinrazones y dogmas de fe de que la influenza AH1N1 (otrora humana, otrora porcina) es un invento del gobierno para evitar el voto y hacer que por perredísima vez, pierdan las elecciones. Por eso y sorteándoles el beneficio de la duda, los invito –a cualquiera de ustedes- a realizar una misión que cambiará para siempre el destino de México.

Convocatoria de realidad para la formación de consciencia nacional para el año 2009 y el ciclo pelectoral.

CONVOCA Su servilleta

NORMATIVA la que aplique de rigor aunque no importa porque no se trata de caer en el juego del sistema…

OBJETO Destronar al cochino gobierno que nos gobierna y convertirse en personaje granjeado por el colectivo nacional al demostrar, constatar y publicar que la influenza AH1N1 es una farsa.

Características:

DESTINATARIOS Hombres y/o Mujeres y/o transexuales y/o pescados, mayores de edad con por lo menos dieciocho años cumplidos un día anterior a la fecha de la publicación de la presente convocatoria, que sean residentes de los Estados Unidos Mexicanos, que tengan carácter de mesías y víctimas, sean incrédulos hasta la médula y de espíritu cuasi-suicida, a que ante presencia de notario y/o escribano público y ante cámaras de vídeo que serán proporcionadas por este H. ciudadano, se presenten en sala de problemas respiratorios del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (I.N.E.R. por su siglas) y chupen y/o beban y/o ingieran las flemas y mocos de una persona que algún cochino médico del sistema alegue haya contraído la influenza AH1N1, con el fin histórico-heroico-pasguatocientífico de documentar por vez primera y ante cámaras, que no se enfermarán ni contagiarán de forma ninguna, demostrando que el real virus es un rumor mediático.

DOCUMENTACIÓN
o Credencial de Elector
o Comprobante de Domicilio
o Documento legal que deslinde de responsabilidad a todos y cada uno de los involucrados en este asunto, salvo, al conspirainfluencipendejista (digo, héroe de la patria) que decida participar.
o Documento en el que se comprometa el participante y/o convocando, a permanecer aislado a partir del contacto y hasta que transcurran 7 días naturales, en presencia de cámaras de fotofilme, vídeo, testigos físicos y/o presenciales por medios electrónicos y notario y/o escribano público.

PLAZO DE PRESENTACIÓN DEL 15/05/2009 AL [fecha por definir].

LUGAR DE PRESENTACIÓN
o Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias, previo contacto vía correo electrónico con el H. ciudadano Convocante.
Calzada de Tlalpan 4502,
Colonia Sección XVI, Del. Tlalpan,
México, D.F.

PREMIO: único, irrenunciable e indivisible, constante de un mil pesos en metal, más la garantía de pasar a la historia como el revelador mágico, cómico, musical, que retó y venció al cochino gobierno al demostrarle al mundo entero que la influenza humana, porcina o AH1N1 no existe y no es posible su contagio entre los seres humanos. La entrega del premio se hará con certificado impreso, mismo que se entregará en ceremonia pública, en manos de alguna celebridad –aún por confirmar el Senador Monreal- en fecha por definir. Inmaterialmente, contará el (la) premiado(a) con el agradecimiento irredento de los pejistas, lopezobradoristas, petistas, perredistas, monrealistas y de todo ciudadano que sea digno patriota nacional.

ADVERTENCIA: En caso de que el héroe sí enferme, irremediablmente será atendido por un médico que le proporcionará tratamiento antiviral pagado por los impuestos de personajes que no se dedican al comercio informal, a la conducción de taxis piratas ni al galvanismo político. LETRAS PEQUEÑAS:. El contenido de esta página tiene carácter meramente informativo. Las condiciones de este Procedimiento son las publicadas en la Normativa correspondiente.

Pasémosles factura

El efecto de la influenza porcina en México ha dejado una vez más, de manifiesto las paupérrimas condiciones de los canales de comunicación formal de México. Por una parte, el gobierno federal ha sido un pésimo estratega en comunicación: la información otorgada en los primeros días ha sido poca, a cuenta gotas, deficiente y dejando abiertos demasiados frentes. Es comprensible, por ejemplo, que no quisieran hablar sobre asuntos que no se tenían claros en el nacimiento de la crisis de salud (origen del virus, tratamientos, tasa de mortandad, localización, etc), pero queda claro que el público prefiere que le digan que aún no se tienen respuestas por tratarse de algo nuevo, a que de plano se “omita” todo tipo de comunicación del gobierno y autoridades pertinentes. Recuerden que los vacíos de información, serán siempre y sin falta, llenados por desinformación.

Las conferencias de prensa del Secretario de Salud, por ejemplo, un desastre: mal organizadas, mal presentadas, poco claras e impuntuales. Una regla del sentido común: si se cambian varias veces las horas de presentación a los medios de nueva información oficial, se genera incertidumbre, ansiedad pública (todos tienden a preguntarse, ¿qué está pasando que el Secretario de Salud no sale?). Lo mismo sucede cuando se cambia de formato una y otra vez, día a día… Debieran aprenderle a Marcelo Ebrard sus estrategias de comunicación y manejos de medios. Desde que anunció que daría conferencias diarias, han sido constantes, a la misma hora todos los días, en apariencia congruentes al publico en general.

El papel de los medios, no ha sido menos lastimero. Los reporteros que cubren la fuente de salud, en su mayoría, son una calamidad; no saben leer, no saben sumar y restar, no se concentran (preguntan varias veces lo mismo), no tienen capacidad de comprender la información y peor aún, olvidan su oficio y sus aparentes preguntas, dejan de ser cuestionamientos para convertirse en declaraciones y juicios personales –que en el mejor de los casos- aparecen disfrazadas de signos de interrogación.

a) Mi pregunta es esta: “para los expertos médicos estadounidenses estos casos fueron los suficientemente serios para acudir a la oms” (¿Y la pregunta es?)
b) Pregunta: “Algunas organizaciones sindicales manifestaron que van a celebrar la festividad del trabajo y que no les importa, yo no sé si esto pondría en riesgo la salud de varios trabajadores.
c) Pregunta: Y, por último, una pregunta importante respecto a la elaboración de la vacuna. Entiendo que desde hace un par de años el laboratorio BIRMEX, en México, planteó a la Secretaría de Salud establecer justamente una estrategia para el desarrollo de vacunas y finalmente la Secretaría de Hacienda no lo autorizó, el presupuesto para esto. Por favor.

¡Por favor es lo que digo! ¿Acaso no tienen la capacidad lógica de plantear una pregunta correctamente?

El diario “mas confiable” de México, el Periódico Reforma (también el Norte, Mural, del mismo grupo) tiene muchas cuentas que rendir. Su actuar en últimos días ha sido execrable, al grado en que he decidido cancelar mi suscripción. Promotores de pánico, especuladores, amarillistas, y dicho con todas las letras, mentirosos. En una de sus portadas (la del 24 de abril si no mal recuerdo), se toman la licencia –diría yo novelística- de dar una “primicia” tan primicia como quimérica: “Recibe a Obama; muere días después”. El contenido de la nota: “El jueves 16 de Abril, Felipe Solís, director del museo Nacional de Antropología recibió al Presidente Barack OBama […] una semana después de la visita, Solís falleció con un cuadro similar a la influenza”. Ahora resulta, que el Reforma “previó” que Obama se enfermaría, dando lugar a las más imaginativas engañifas apocalípticas y de terrorismo biológico. ¡Patrañas! Hasta donde se sabe, Solís Olguín murió de un infarto, y nadie, salvo el Reforma tenía la información confidencialísima de que “falleció con un cuadro similar a la influenza”…

El Universal, es otro que ha dejado mucho que desear. Sus titulares escandalosos y sobresaltados cuando menos, han contrahecho la información real con el fin de ocupar más lectores o vender más. En un país donde la gente no lee, o lee únicamente titulares, su responsabilidad en la desinformación, alarmismo y pánico generado es inevitable. Un ejemplo:

“SSA aislará a infectados con influenza”.

Falso. El Universal se toma una licencia que no le corresponde afirmando que la Secretaría de Salud actuará de una forma cuando la nota no dice eso. Específicamente, la nota trata sobre el decreto de la Secretaría de Gobernación para prevenir, controlar y combatir el virus de la influenza. Una herramienta jurídica que por cierto, tienen TODOS los países del primer mundo y que faculta a las autoridades sanitarias, a destrabar burocracias para tomar medidas para prevenir, controlar y combatir cualquier asunto de salud pública que pudiera ser un riesgo para la seguridad nacional. ¿Por qué no publicó el Universal la nota con un título como “Publica SeGob decreto para luchar contra la influenza”? O en el peor de los casos, ¿“SSA podría aislar a infectados con influenza”? Muy fácil, porque ese titular no es escandaloso, y porque pueden. Total, ya nadie cuestiona su operar ético…

Así pues, es que se construye el escenario para que desinformadores, explotadores, especuladores y políticos oportunistas, abusen de la contingencia y del temor de la gente para capitalizar intereses a su favor, como el Senador pejista Ricardo Monreal, que ha acusado al gobierno de crear una exageración y acciones sanitarias desproporcionadas para infundir miedo en la población, por “intereses obscuros” y electorales. O como la senadora andresmanuelopezobradorista Yeidckol Polevnsky que de plano acusó al gobierno de crear una “cortina de humo” para “desviar la atención de la crisis económica y de la intención de militarizar el país”.

Por ello, amigos lectores, los invito a la lógica, a la prudencia y a la acción. No caigamos en el juego de los conspirainfluencipendejistas. Meditemos bien las cosas. No promovamos el pánico ni la sinrazón. Hagamos caso a las autoridades. Si bien el caso los ha tomado por sorpresa, y hay cosas que criticarles en sus formas de comunicar, su acción ha sido correcta y abierta. Ningún gobierno en su sano juicio, con la globalización y el Internet de por medio, la OMS, la CDC y el mundo inspeccionando cada uno de sus movimientos, se atrevería a mentirle al globo terráqueo entero. Y por favor, que esto nos sirva de lección. Lección de que es momento de que México mejore su sistema de salud (diagnóstico, laboratorio, evitar la venta de medicamentos sin receta, etc.), que sea prioridad como lo es la seguridad nacional. Lección de los importante que es el trabajo de nuestros médicos y enfermeras; nuestro agradecimiento para con ellos. Lección de qué hacer ante una crisis sanitaria. Lección de cómo el gobierno debe comunicarse. Lección de que debemos retomar los hábitos de higiene e interacción de nuestros abuelos. Lección de casos de estudio científico. Y también muy importante, lección de que no debemos dejarnos manipular, nunca más, por medios y políticos irresponsables. Pasémosles factura, que entiendan que o se actúa con ética y seriedad, o su condena será el repudio nacional.

Precauciones contra la epidemia de la influenza porcina en el trabajo



influenza prevenir, originally uploaded by zolliker.

click on the image to go to the original

ACTUALIZACION:

Hasta ahora, el gobierno federal NO ha decretado un paro económico por causa de la fiebre porcina. Es una enfermedad curable, especialmente si se atiende antes de que se cumplan 48 horas de mostrar síntomas (fiebre REPENTINA >39°c, dolor muscular, tos, dolor de articulaciónes, flujo nasal, etc.)

Como en mi twitter, muchos me han estado preguntando por medidas para prevenir contagios en el ambiente de trabajo, copio y pedo las medidas que hemos implementando nosotros desde el viernes pasado, esperando resuelvan dudas:

1. Cualquier persona con cuadro griposo debe ser enviada a su casa sin sanción economica.

2. Hacer una lista de datos actualizados de todo el personal con cuadro griposo para revisar su evolución constantemente.

3.Utilizar cubrebocas obligatorio. Personas que manejen papeles o docs de mano en mano, deben usar guantes de latex.

4. Se deben apagar los aires acondicionados para evitar mayores contaminaciones.

5. No coman alimentos que no sean preparados por ustedes.

6. Se debe eliminar el uso de vajillas por completo (vasos, platos, cubiertos) y sustituir por desechables.

7. Compilar lista de hospitales públicos en el DF y área connurbada para que quien necesite ir, sepa a donde.

8. Evitar juntas, especialmente con gente de fuera de ofna. Se puede hacer mucho o casi todo por email y telefono.

9. El personal de limpieza debe desinfectar regularmente, con químicos (lysol sirve) manijas, baños, llaves y zonas comunes.

10. Seguir las indicaciones del gobierno federal: evitar saludos, besos, etc. y tener una radio escuchando las nuevas medidas.

No caigamos en pánico. La situación es grave, sí, pero podemos hacer mucho para evitar siga empeorando. Acciones preventivas como con cualquier gripe… y lo más importante: EL SENTIDO COMUN!

Para tener más actualizaciones sobre la información -verificada, no especulativa- pueden visitar mi

  • twitter
  • y leer mi timeline

    http://twitter.com/zolliker

    Legalizar la Mariguana: Ramón Mier

    ¿Están a favor o en contra de legalizar la mariguana? Este artículo de Ramón Mier vale la pena. Es corto y directo, y puede hacerlos cambiar de opinión…

    por Ramón Mier

    La violencia que existe al rededor de la mariguana no es generada por la mariguana, sino por la prohibición de su producción y comercialización.

    Si la producción y venta de Viagra estuvieran prohibidas, también generaría violencia, igual o peor que la que generó la prohibición de la venta de alcohol en los Estados Unidos.

    Tanto el consumo de Viagra como de alcohol puede tener efectos terribles en la salud, pueden incluso provocar la muerte, sin embargo no están prohibidos. ¿Porqué no lo están? Quizás porque quienes hacen las leyes suelen ser hombres mayores que consumen ambas cosas ¿no creen?

    Yo estoy a favor de la legalización de las drogas. Pero eso no significa que esté a favor de su venta a menores de edad, a un comercio sin ningún tipo de regulación. Nada de eso.

    Dependiendo de la droga que se trate, debería haber controles más o menos estrictos que los que existen por ejemplo para producir y comercializar alcohol. Que quienes vendan, mariguana, por poner un ejemplo, evitaran venderla a menores pues de hacerlo podrían perder su permiso.

    Es paradójico que la prohibición lejos de disminuir el consumo de drogas entre los menores de edad pueda favorecerlo. Así, un niño de 13 al que no le venderían una cerveza o una cajetilla de cigarros en una tienda de conveniencia como Oxxo, si podría comprar un cigarro de mariguana o una dosis de éxtasis afuera de él.

    Y a quienes insisten en que el consumo de mariguana es la puerta para el consumo de otras drogas más peligrosas les digo lo siguiente: quien hoy fuma mariguana, quizás antes tomó cerveza y quien tomó cerveza, quizás bebió leche antes de beber cerveza. ¿prohibimos la leche?

    fuente: Disiento, luego existo

    Nueva Modalidad de Asaltos en el DF

    Tengan cuidado. Ayer intentaron asaltar a Ricardo Zamora en San Ángel, en el sur de la ciudad de México (sinónimo político de La Ciudad de la Esperanza). Lo interesante, es que los asaltantes utilizan una nueva modalidad (o al menos yo no la había escuchado): mujeres cargando bebés.

    Den click en el siguiente vídeo para que puedan ver al mismo Ricardo Zamora platicando dando los detalles de todo el asunto. Y por favor, reenvíen este texto a sus conocidos, que puede terminar salvándoles la vida… o de menos, la cartera.

    via: El hombre de Hule

    Carta de Denise Dresser a Carlos Slim

    (gracias a DanySaadia y a Habacuc Guzmán por el texto)

    Carta Abierta a Carlos Slim
    por DENISE DRESSER

    Estimado Ingeniero:

    Le escribo este texto como ciudadana. Como consumidora. Como mexicana preocupada por el destino de mi país y por el papel que usted juega en su presente y en su futuro. He leído con detenimiento las palabras que pronunció en el Foro Qué Hacer Para Crecer y he reflexionado sobre sus implicaciones. Su postura en torno a diversos temas me recordó aquella famosa frase atribuida al presidente de la compañía automotriz General Motors, quien dijo: “Lo que es bueno para General Motors es bueno para Estados Unidos”. Y creo que usted piensa algo similar: Lo que es bueno para Carlos Slim, para Telmex, para Telcel, p ara el Grupo Carso, es bueno para México. Pero no es así. Usted se percibe como solución cuando se ha vuelto parte del problema; usted se percibe como estadista con la capacidad de diagnosticar los males del país cuando ha contribuido a producirlos; usted se ve como salvador indispensable cuando se ha convertido en bloqueador criticable. De allí las contradicciones, las lagunas y las distorsiones que plagaron su discurso, y menciono las más notables:

    –Usted dice que es necesario pasar de una sociedad urbana e industrial a una sociedad terciaria, de servicios, tecnológica, de conocimiento. Es cierto. Pero en México ese tránsito se vuelve difícil en la medida en que los costos de las telecomunicaciones son tan altos, la telefonía es tan cara y la penetración de internet de banda ancha es tan baja. Eso es el resultado del predominio que usted y sus empresas tienen en el mercado. En pocas palabras, en el discurso propone algo que en la práctica se dedica a obstaculizar.

    –Usted subraya el imperativo de fomentar la productividad y la competencia, pero a lo largo de los años se ha amparado en los tribunales ante esfuerzos regulatorios que buscan precisamente eso. Aplaude la competencia, pero siempre y cuando no se promueva en su sector.

    –Usted dice que no hay que preocuparse por el crecimiento del Producto Interno Bruto; que lo más importante es cuidar el empleo que personas como usted proveen. Pero es precisamente la falta de crecimiento económico lo que explica la baja generación de empleos en México desde hace años. Y la falta de crecimiento está directamente vinculada con la persistencia de prácticas anticompetitivas que personas como usted justifican.

    –Usted manda el mensaje de que la inversión extranjera debe ser vista con temor, con ambivalencia. Dice que las empresas modernas son los viejos ejércitos. Los ejércitos conquistaban territorios y cobraban tributos”. Dice que ojalá no entremos a una etapa de Sell Mexico a los inversionistas extranjeros, y cabildea para que no se permita la inversión extranjera en telefonía fija. Pero al mismo tiempo usted, como inversionista extranjero en Estados Unidos, acaba de invertir millones de dólares en The New York Times, en las tiendas Saks, en Citigroup. Desde su perspectiva incongruente, la inversión extranjera se vale y debe ser aplaudida cuando usted la encabeza en otro país, pero debe ser rechazada en México.

    –Usted reitera que “necesitamos ser competitivos en esta sociedad del conocimiento y necesitamos competencia; estoy de acuerdo con la competencia”. Pero al mismo tiempo, en días recientes, ha manifestado su abierta oposición a un esfuerzo por fomentarla, descalificando, por ejemplo, el Plan de Interconexión que busca una cancha más pareja de juego.

    –Usted dice que es indispensable impulsar a las pequeñas y medianas empresas, pero a la vez su empresa –Telmex– las somete a costos de telecomunicaciones que retrasan su crecimiento y expansión.

    –Usted dice que la clase media se ha achicado, que “la gente no tiene ingreso”, que debe haber una mejor distribución del ingreso. El diagnóstico es correcto, pero sorprende la falta de entendimiento sobre cómo usted mismo contribuye a esa situación. El presidente de la Comisión Federal de Competencia lo explica con gran claridad: Los consumidores gastan 40% más de lo que debieran por la falta de competencia en sectores como las telecomunicaciones. Y el precio más alto lo pagan los pobres.

    –Usted sugiere que las razones principales del rezago de México residen en el gobierno: la ineficiencia de la burocracia 20 gubernamental, la corrupción, la infraestructura inadecuada, la falta de acceso al financiamiento, el crimen, los monopolios públicos. Sin duda todo ello contribuye a la falta de competitividad. Pero los monopolios privados como el suyo también lo hacen.

    –Usted habla de la necesidad de “revisar un modelo económico impuesto como dogma ideológico” que ha producido crecimiento mediocre. Pero precisamente ese modelo –de insuficiencia regulatoria y colusión gubernamental– es el que ha permitido a personas como usted acumular la fortuna que tiene hoy, valuada en 59 mil millones de dólares. Desde su punto de vista el modelo está mal, pero no hay que cambiarlo en cuanto a su forma particular de acumular riqueza.
    La revisión puntual de sus palabras y de su actuación durante más de una década revela entonces un serio problema: Hay una brecha entre la percepción que usted tiene de sí mismo y el impacto nocivo de su actuación; hay una contradicción entre lo que propone y su forma de =2 0 proceder; padece una miopía que lo lleva a ver la paja en el ojo ajeno e ignorar la viga en el propio.

    Usted se ve como un gran hombre con grandes ideas que merecen ser escuchadas. Pero ese día ante los diputados, ante los senadores, ante la opinión pública, usted no habló de las grandes inversiones que iba a hacer, de los fantásticos proyectos de infraestructura que iba a promover, del empleo que iba a crear, del compromiso social ante la crisis que iba a asumir, de las características del nuevo modelo económico que apoyaría. En lugar de ello nos amenazó. Nos dijo –palabras más, palabras menos– que la situación económica se pondría peor y que ante ello nadie debía tocarlo, regularlo, cuestionarlo, obligarlo a competir. Y como al día siguiente el gobierno publicó el Plan de Interconexión telefónica que buscaría hacerlo, usted en respuesta anunció que Telmex recortaría sus planes de inversión. Se mostró de cuerpo entero como alguien dispuesto a hacerle daño a México si no consigue lo que quiere, cuando quiere. Tuvo la oportunidad de crecer y en lugar de ello se encogió.

    Sin duda usted tiene derecho a promover sus intereses, pero el problema es que lo hace a costa del país. Tiene derecho a expresar sus ideas, pero dado su comportamiento es difícil verlo como un actor altruista y desinteresado que sólo busca el desarrollo de México. Usted sin duda posee un talento singular y loable: sabe cuándo, cómo y dónde invertir. Pero también despliega otra característica menos atractiva: sabe cuándo, cómo y dónde presionar y chantajear a los legisladores, a los reguladores, a los medios, a los jueces, a los periodistas, a la intelligentsia de izquierda, a los que se dejan guiar por un nacionalismo mal entendido y aceptan la expoliación de un mexicano porque –por lo menos– no es extranjero.

    Probablemente usted va a descalificar esta carta de mil 20 maneras, como descalifica las críticas de otros. Dirá que soy de las que envidian su fortuna, o tienen algún problema personal, o una resentida. Pero no es así. Escribo con la molestia compartida por millones de mexicanos cansados de las cuentas exorbitantes que pagan; cansados de los contratos leoninos que firman; cansados de las rentas que transfieren; cansados de las empresas rapaces que padecen; cansados de los funcionarios que de vez en cuando critican a los monopolios pero hacen poco para desmantelarlos.

    Escribo con tristeza, con frustración, con la desilusión que produce presenciar la conducta de alguien que podría ser mejor. Que podría dedicarse a innovar en vez de bloquear. Que podría competir exitosamente pero prefiere ampararse constantemente. Que podría darle mucho de vuelta al país pero opta por seguirlo ordeñando. Que podría convertirse en el filántropo más influyente pero insiste en ser el plutócrata más insensible. John F. Kennedy decía que las grandes crisis producen grandes hombres. Lástima que, en este momento crítico para México, usted se empeña en demostrarnos que no aspira a ser uno de ellos.

    La mejor explicación a la crisis actual


    The Crisis of Credit Visualized from Jonathan Jarvis on Vimeo.

    Es una lástima que esté en Inglés. Si alguien se anima a traducirlo, lo podemos armar. Saludos!

    La Guerra Operacion Plomo Solido: De quien es la culpa?

    No soy judío.
    Soy liberal y me identifico con la corriente política de izquierda.

    Acerca de la Franja de Gaza
    La Franja de Gaza es un pedazo de territorio muy estrecho que comparte frontera con Israel (51 Km.) y con Egipto (11 Km.) más una costa en el mediterráneo de 40 kilómetros. Años atrás, la historia comprende que era tierra de nadie y de todos desde la época de Alejandro Magno. En tiempos bíblicos, se supone fue de los filisteos, una región amurallada que en innumerables veces cayó bajo control griego, romano (los cruzados), judío, napoleónico, asirio, egipcio, babilonio y persa, para tiempo después ser habitada por árabes, egipcios, franceses, palestinos, vieneses, ingleses y judíos.

    Fue luego de que se terminase la primera guerra mundial, en el año de 1917, que la franja fue hecha provincia del Reino Unido como parte de las conquistas de guerra del vencido Imperio Otomano y así se mantuvo hasta que en el año de 1947, la ONU firmara un Plan de Partición para que ahí se creara un Estado Árabe Palestino.

    Sin embargo, en 1948, el lugar fue invadido por Egipto y sus habitantes de distintas nacionales y credos, fueron mantenidos como refugiados, sin derechos ciudadanos y manejados por un gobierno local militar dictatorial que prohibió la creación de un gobierno palestino por decreto.

    Por años, Egipto desde ahí lanzó diversos ataques contra Israel pues es bien conocido que en esos años, quiso anexarse por conquista de guerra, también el territorio de Israel. Muchos historiadores le han llamado a ese periodo, uno de guerra de baja intensidad o no declarada.

    Ya años más tarde, en 1967, fueron asesinados varios militares Israelíes que vigilaban la frontera, lo que descadenó la conocida “Guerra de 6 días“, en que Israel expulsó a los Egipcios del Territorio, a los Sirios apoyados por la Unión Soviética, y ganó el control de dicha franja.

    A partir de 1967, la Franja de Gaza quedó bajo control Israelí. En 1994, se firmaron los Acuerdos de Oslo entre el Estado de Israel y autoridades palestinas, donde se transfería el control de la franja a los palestinos para que así crearan un Estado, tal y como se había previsto desde 1947. En 1995, El Estado de Israel firmó con Yasser Arafat, otro tratado de paz donde Israel reconocía a un Consejo Nacional Palestino compuesto por 88 miembros. El Plan iba viento en popa hasta que se topó con una cruda realidad que sucede muchas veces con zonas de bajo desarrollo: una gran corrupción que sangraba a los propios palestinos (se les cobraban impuestos para comprar terrenos, luego, para poder construir, luego, para que se permitiera el paso del cemento, luego para el paso del agua para el cemento, y así, un largo etcétera), al grado de que muchos palestinos, prefirieron dejar el territorio y se fueron a vivir a Israel.

    Durante este tiempo, tanto Israel como una gran cantidad de países Europeos, realizaron grandes – los más grandes de la historia – donativos en dinero y especie, para el desarrollo de la zona, mismos que nunca fueron auditados por la autoridad palestina y que a la fecha, es desconocido su destino.

    Con el fin de conciliar con el ala más radical de los palestinos, Israel dio un paso más allá: en el año 2005 obligó a todos sus ciudadanos a abandonar la zona. Cerca de 9 mil familias judías, fueron retiradas de la franja de Gaza y el ejercito Israelí desocupó también la Ruta de Philadelphi (una franja junto al territorio Egipcio), aún cuando en el tratado de Oslo, era su derecho – acordado con los mismos Palestinos y Yasser Arafat – el mantener ahí sus tropas para evitar el contrabando de armamentos y materiales bélicos a la zona. Ese fue quizás, su más craso error.

    En el año 2006, a punta de amenazas y rumores de asesinatos para que los palestinos no acudiesen a votar, en las Elecciones Parlamentarias, Hamas (por sus siglas: Harakat al-Muqāwamat al-Islāmiyyah o El Movimiento de Resistencia del Islam) que es una organización de Islámicos Paramilitares Radicales, se hicieron del poder de la franja a punta de pistola, en unas elecciones que no fueron reconocidas por ningún país de la Unión Europea, ni los Estados Unidos, ni las mismas Naciones Unidas.

    Hamas declaró de inmediato que nunca, mientras viviera “un solo niño de Israel”, cedería en su actitud belicosa contra los “infieles” y le negó a Israel su derecho de existir como Estado. La respuesta, fue lógica. No mas dinero ni donativos, que destinados a causas contra la pobreza, era desviado para la fabricación de armas, la compra de explosivos y el apoyo a movimientos terroristas.

    Desde entonces, Hamas se dedicó a asesinar a cualquier disidente palestino, a su propio pueblo y a las propias autoridades que se le oponían, para poder obtener el total control del territorio y llevar a cabo sus planes sangrientos (véase el caso por ejemplo, del asesinato del General Muhammed Gharib). Muchos palestinos nuevamente, decidieron abandonar su tierra para irse a vivir a los países vecinos, temerosos del gobierno de Hamas (la muralla que separa la Franja de Gaza con Egipto por ejemplo, fue derrumbada en algunas partes por palestinos deseosos de salir de su tierra y refugiarse en Egipto, donde fueron acogidos).

    Hoy he visto a gente ser asesinada frente a mí. He escuchado los gritos terroríficos de mujeres y niños en un edificio que fue incendiado, y discutí con guerrilleros [de Hamás] que querían apropiarse de mi casa […] es lo peor que he visto en Gaza en todos mis años de periodista […] los asesinos de Hamás, pueden dispararte en la calle simplemente por parecer secular, escribió un reportero de la Associated Press el 17 de mayo de 2007.

    El siguiente movimiento de Hamas, fue hacerse de la Universidad, expulsando y asesinando a todo aquel profesor y académico que se les opusiera y captando sus sótanos. La inteligencia de muchos países, dijeron, fue para colectar armamento.

    El 14 de Junio de 2007, Hamás ya se había hecho del total poderío de la franja de Gaza.

    El Presidente Palestino, Mahmoud Abbas (de Fatah, o el Movimiento de Liberación Palestino) declaró a la franja “En estado de emergencia”, pero fue expulsado de la región por los guerrilleros del grupo terrorista, que es apoyado por únicamente 2 países en todo el mundo: Siria e Irán (y hoy, ya en el 2009, por Venezuela de Hugo Chávez, Bolivia de Evo Morales, y Nicaragua, del dictador sandinista).

    Egipto por su parte, reportó que Hamás había comenzado a contrabandear enormes cantidades de armas y explosivos por una infinidad de túneles que conectaban a la franja de Gaza con diferentes zonas de las fronteras. Solo en un par de meses, Amnistía Internacional y Egipto encontraron un centenar de ellos.

    Peor aún, Hamas se hace un monstruo contra su propia gente: Expulsan y asesinan a todo aquel que disienta: policías, estudiantes, académicos, burócratas. Amnistía Internacional reporta el cierre de periódicos, la persecución de periodistas, el asesinato de personas que asisten a protestas contra el gobierno (por qué, me pregunto, condenamos en México el asesinato de los nuestros en la marcha del 68 y no condenamos cuando Hamás hace lo mismo?), secuestros y asesinatos contra tiendas, contra la población cristiana y católica, bombardeos contra bibliotecas no islámicas radicales (véase el caso de la YMCA, por ejemplo), y todo esto, reportan los organismos Internacionales, desde hospitales, escuelas y otros edificios públicos para utilizar a la población civil como escudos humanos; protegerse o generar víctimas, es lo que buscan. No se les olvide la fecha: Junio de 2007.

    Ya para enero de 2008, Hamas había lanzado, según las Naciones Unidas y el monitor de la frontera de la Unión Europea, 697 misiles y 822 bombas racimo a ciudades del Estado de Israel.

    Más de una petición de alto a la agresión mensual, hizo Israel al gobierno de Hamas. El grupo terrorista, repitió su condena: Los niños de Israel deben ser aniquilados y negaron al Estado de Israel su derecho a existir; más de 3 mil misiles lanzados en contra de ellos, sus escuelas, sus centros comerciales, sus templos. La respuesta era de esperarse, se veía venir muchos meses atrás: Operación Plomo Sólido.

    La Operación Israelí Plomo Sólido, es el inicio de una guerra no contra los palestinos, sino contra el grupo terrorista de Hamás que no cesó por más de dos años, sus constantes ataques contra la población civil del Estado de Israel.

    La Carta Fundacional de las Naciones Unidas, firmada el 26 de junio de 1945, establece en su artículo número 51, “el derecho inmanente de legítima defensa en caso de ataque armado” en contra de un país. Yo muchas veces me he cuestionado si la operación “Plomo Sólido” fue la mejor forma en que Israel podía enfrentar la situación de constantes ataques que estaba sufriendo. Pero independientemente de ello, lo que es incuestionable, es que el Estado de Israel estaba en su legítimo derecho, pues no debemos olvidar que la legítima defensa, en Derecho Internacional, penal y en toda la historia de dicha ciencia, legitíma el uso de la fuerza para protegerse; para contra atacar o repulsar una agresión actual con el fin de proteger bienes jurídicos y la vida de sus ciudadanos.

    La desinformación promovida por varios medios tradicionales, blogs, personas físicas y demás actores, movidos principalmente por ignorancia y otros tantos por un antisemitismo disfrazado, han hecho parecer que de un buen día para otro, Israel, el Goliat, amaneció de mal humor y decidió aplastar a su pequeño e indefenso vecino, Palestina, porque simplemente, el Goliat es malo.

    Como lo he dicho en repetidas ocasiones, hay que poner todo en su justa balanza. Eso, no es cierto. Como ya lo vimos, fueron miles de ataques contra su gente, y el Estado Israelí, no solo tiene el derecho de la autodefensa sino que su gobierno, tiene como obligación primigenia el cuidado de todos sus ciudadanos. Y la primera respuesta de Israel no fue armada. Antes de la operación plomo sólido, trató por vías diplomáticas, trató con advertencias (que no es lo mismo que amenazas) y ataques dirigidos a eliminar los misiles que ya habían sido disparados, trató por la buena fe y construyó refugios antimisiles en parques, en la vía pública, instaló radares de advertencia, sacó a sus pobladores de territorios y los desocupó, puso sirenas para que la población civil huyera, reforzó estructuras y construyó escuelas antibombas… De hecho, fue muy pacífico, me parece. Yo le pregunto, estimado lector, ¿cómo reaccionaría si de pronto el país vecino comienza a atacarle con misiles en las escuelas de sus hijos? ¿En su casa? ¿En su Iglesia? ¿Cual sería su reacción? ¿Qué le exigiría a su gobierno? Dudo mucho que quisiera usted irse por la vía pacífica si después de todo lo anterior, el país vecino sigue atacándolos.

    ¿Con esto estoy justificando la Guerra? En términos abstractos, filosóficos, humanistas, nada justifica una guerra. En términos concretos, reales, terrenales, la autodefensa es un derecho por demás legítimo que todo país o Estado que se precie de serlo, debe ejercer para proteger a sus ciudadanos.

    ¿Justifica este derecho de autodefensa las muertes de inocentes? ¿La destrucción? En términos abstractos, filosóficos, humanistas, nada justifica la muerte de inocentes, el derramamiento de sangre. Nada. En términos concretos, reales, objetivos, es bien conocido que en toda guerra, morirán inocentes. Eso es precisamente lo terrible de toda guerra. Si los daños fueran nada más materiales, la guerra no sería guerra… Lo importante, se dice, es minimizar ese número de personas muertas, asesinadas, que no tienen relación con el conflicto, de aquello que los angloparlantes han denominado “casualties of war”.

    ¿Pudo Israel minimizar ese número de inocentes muertos?
    La respuesta instintiva, como la de cualquiera, es que pudo haberlo hecho pero no lo hizo. Pero tal respuesta, no tiene argumento. Tiene una connotación del deseo de evitar el sufrimiento de otros seres humanos, pero no tiene argumento. Si meditamos más a fondo el asunto, podemos preguntarnos qué pudo haber hecho el ejército Israelí para evitar esas muertes de palestinos inocentes. Las respuestas lógicas, racionales, no son muchas.

    A mi forma de ver, esto tiene que ver con tres factores principales:

    a) La composición poblacional de la franja de Gaza
    b) La forma en que actúan los grupos terroristas.
    c) La protección de sus propias tropas.

    La Composición Poblacional de la Franja de Gaza es terrible. Se dice que es una de las zonas más densamente pobladas del mundo. Según cifras oficiales, en dicho lugar habitan entre 1 millón 200 mil y 1 millón 500 mil personas. Si consideramos que la superficie de la franja es de únicamente 360 kilómetros cuadrados, la densidad de la población está entre 3400 o 4200 personas por kilómetro cuadrado. Cualquiera que lo compare con otros lugares, verá que en realidad, no lo es tanto (Madrid tiene una densidad de 5,160 personas por kilómetros cuadrado). El problema reside pues, en la pobreza. Es común que en lugares de mucha pobreza, el desarrollo urbano sea mediocre, si no inexistente. La concentración en pocas zonas, es muy alta, son esos llamados cinturones grises o de miseria que muchos podemos ver en cualquier país latinoamericano (véase por ejemplo, las “favelas” de Brasil). Eso provoca que cualquier ataque de tipo aéreo, sea mortal para muchos, pero también imposibilita los ataques selectivos o por medio de tropas, pues meterse en un recoveco de casas, vecindades y hacinamientos, hará sumamente lenta la misión y pondrá en un riesgo no plausible, a las tropas encargadas de la misión, que sin duda, pueden ser asesinadas una por una en cada esquina.

    favela

    Otro grave problema táctico, son los problemas con los grupos terroristas. Hamas, existen infinidad de pruebas, lanzaba misiles desde escuelas palestinas para evitar ser contraatacados o en caso de lo fueran, que el número de víctimas civiles fuese el más alto posible. Por eso, subían a mujeres y niños a tejados de casas y edificios donde guardaban arsenal, abarrotaban universidades de no estudiantes y movían civiles, a punta de pistola, para proteger su materia bélica prima o para que les saliera “caro” a los Israelitas destruirlo. Es cierto, resulta incomprensible para nuestra mentalidad occidental, captar siquiera ese concepto. Pero para un militante de un grupo terrorista, un fanático, lo más importante en su vida, no es proteger a los suyos, sino asesinar al mayor número de “cerdos infieles” a costa de la vida propia, lo que le ganará la eternidad. A tal grado llega ese fanatismo, que muchos resultarán incrédulos cuando les diga que padres, han llegado a enviar a sus pequeñas hijas, no mayores de 5 años, amarradas con explosivos debajo de la ropa, a que vayan a “abrazar” a un israelí…

    Tan incomprensible como terrible. Así es como funcionan los fanáticos. Y peor aún, aunque pueden ser grandes en número, su efectividad no se mide en tropas ni batallones de hombres. Muy al contrario, para atacar, lo hacen en pequeños grupos, máximo de cinco, no visten uniformes militares, son civiles en apariencia y muchas veces, ni sus propias familias conocen sus andares. Por la noche salen de casa en una cultura donde a la mujer no le está permitido preguntarle al esposo a donde va, a trabajar en la clandestinidad, transportando explosivos por túneles o a fabricar misiles en casas comunes y corrientes (cada una de esas casas, producen hasta 100 misiles por noche). Para los que no lo sepan, hay un dato interesante: Cuando los palestinos rompieron el muro de Egipto para buscar refugio contra su gobierno de Hamas, el gobierno Egipcio les abrió las puertas, sin embargo, muchos aparentes civiles, fueron detenidos con credenciales y armamento de Hamas en la entrada de Egipto. Los terroristas, aprovecharon la apertura del muro entre ambas regiones para mezclarse con refugiados y asesinar a algunos “traidores” mientras lograban transportar “inocentemente” explosivos y armas cuya finalidad era el terrorismo. Sobra decir que cuando Egipto se percató de lo anterior, antes de permitir la entrada de beligerantes en su territorio y ante la imposibilidad de distinguir a los civiles de los terroristas, intentó resellar el muro, pero sus ingenieros fueron asesinados por tiros del otro lado de la frontera en manos y armas de Hamas. Claro, no querían que salieran los suyos salvo que fueran terroristas… Volviendo al tema, yo me he llegado a preguntar cuantos de esos miles de muertos civiles hayan sido terroristas o inocentes transeúntes. Tristemente, no creo que nunca lo sabremos. Pero algo que no debemos olvidar, es que para ellos, los terroristas, los fanáticos de Hamas, la muerte de civiles es el único fin deseable, mientras que para el ejército de Israel, no lo es. Y eso, no es poca diferencia.

    El tercer y último punto, aunque ya lo tocamos en la cuestión urbana de la franja de Gaza, tiene también que ver con que cada soldado en Israel, es un hijo o una hija de alguien, hermano o hermana, madre o padre… En otras palabras, no puedo criticar al gobierno de Israel por buscar hacer el mayor daño posible a Hamás, comprometiendo el menor número de efectivos propios. Creo que cualquiera de nosotros criticaríamos fuertemente a nuestro gobierno si enviara a nuestras tropas a morir inútilmente en una guerra, máxime si habían otros caminos en los que nuestros hijos, hermanos, padres, primos, tíos, conocidos, no murieran combatiendo al enemigo, ¿no es cierto?.

    El alto al fuego unilateral por parte de Israel fue alcanzado ayer. Cumplió con su objetivo: Debilitar a Hamas, destruir sus grandes arsenales, sus túneles utilizados para transportar armas y explosivos. La autodefensa y la inmovilización del enemigo son todos fines loables y legítimos (y no, esos túneles no son ni fueron nunca para transportar comida como muchos han dicho, sólo hace falta conocer la geografía del lugar.)

    Las consecuencias de la guerra han sido importantes. Las muertes de cientos de inocentes, civiles, mujeres y niños, en términos abstractos, filosóficos, humanísticos, no son nunca aceptables. Vaya, en términos abstractos, la vida de ningún ser humano lo es.

    ¿Pudo Israel minimizar ese número de inocentes muertos?

    La respuesta instintiva, ya la conocemos. La respuesta racional, parece indicar, al menos con la información que tenemos a mano, que no fue un abuso de su poderío y que no pudo evitar tantas muertes. Aunque la duda quedará.

    Sin embargo, muchos, sin razón y sin argumentos válidos, han aprovechado este lamentable enfrentamiento para señalar a Israel como el mal encarnado, disfrazando su antisemitismo y su odio por lo judío. Esos, han permitido que se abuse de la desinformación para manipular de acuerdo a su credo.

    La manipulación se define como “intervenir con medios hábiles y, a veces, arteros, en la información, con distorsión de la verdad”. La línea parece delgada, pero no lo es del todo. Una cosa es informar y criticar, otra muy distinta es desinformar, promover el odio hacia un grupo, tachar de culpable del conflicto nada más a uno, y achacarle victimas sólo a uno de los bandos, porque se promueve el pensamiento: “ah, es por culpa de los judíos, porque… ¡son judíos!.

    Ellos, han llamado al Estado de Israel, un Estado Asesino y destructor, o han dicho que lo que sucedió en la Franja de Gaza era similar a un campo de concentración de Varsovia, o peor aún, los han acusado de Genocidio.

    Los dos primeros argumentos, ya los he rebatido antes. El tercero, lo que ha sucedido en la franja de Gaza, NO es un genocidio. El genocidio se define como “la negación del derecho de existencia a grupos humanos enteros” y eso, no es lo que sucede en este caso.

    Es necesario, por el bien de la humanidad, poner las cosas en una adecuada balanza que no sea promotora del simplismo racional que condena de forma consciente o inconsciente al Estado de Israel simplemente “porque son Judíos, porque tienen mejores condiciones de vida o porque es territorio ocupado” (que no lo es porque ya vimos que la Franja de Gaza fue desocupada por Israel en el 2005).

    Es necesario marcar y remarcar la diferencia, porque muchas personas, con una facilidad que asusta, concluyen en la irracionalidad, que todo aquel que no esté de acuerdo en culpar únicamente de este asunto al gobierno de Israel, aparecemos de pronto como animales sedientos de sangre que estamos a favor del sufrimiento y la muerte de inocentes o que estamos en contra de que el pueblo palestino pueda mejorar sus condiciones de vida y disfrutar de la paz, la democracia y el progreso…

    Sí. Habrá que juzgar los crímenes de guerra. En todas y cada una de las guerras los hay. Negarlo es tan absurdo como negar la guerra misma. No olvidemos que desgraciados hay en todos lados: desde el cura violador, hasta el asaltante, pasando por el médico que somete a cirugía a quien no la necesita. Pero también -y hay que vigilar que así suceda- hay que juzgar y castigar al terrorismo, a los sobrevivientes de Hamás. No podemos permitir que se victimise a quienes desde hospitales, universidades, sedes de la ONU y colonias de civiles, lanzaron ataques para evitar la retaliación o provocar una mayor muerte de civiles.

    ¿Estar a favor o en contra de la Guerra?
    Eso no me atañe. Que cada quien se forme su propio criterio. Lo importante, es que se informe de ambas caras de la moneda y no nos dejemos manipular. Lo que sí debemos hacer todos, sin importar diferencias, es pronunciarnos en contra de la ignorancia, ese mal inherente que alberga el fanatismo y que da su quintaesencia a cualquier tipo de terrorismo. Ya no son tiempos para que hoy en día que hay más egresados que nunca de universidades, nos dejemos ganar por las emociones como el odio, que es por antonomasia, opuesto a los argumentos, a la información; a la razón.

    Los terribles hechos de Gaza NO son un genocidio

    Mucho he leído en últimos días en la blogosfera y en twitter, acerca del conflicto Israel vs Hamas en la Franja de Gaza.

    El noventa por ciento, mala información, argumentos producto de la manipulación (¿a quién no le afecta ver la fotografía de un niño muerto?), y el otro 10 por ciento, simplemente fascistas y/o ignorantes.

    Por ello publico este post aquí, que me ha provocado censuras varias en muchos otros medios, para aclarar algunos puntos que he visto que se repiten sin cansancio y que no han sido aclarados correctamente:

    Lo que ha sucedido en la franja de Gaza NO es un genocidio. El genocidio se define como “la negación del derecho de existencia a grupos humanos enteros” y eso, no es lo que sucede en este caso.

    Esto que pasa, es una guerra y en las guerras hay muertes de los dos lados (ojo, esto no quiere decir que yo este de acuerdo con ninguna guerra).

    Lamentable, sí. Horrible situación que mueran inocentes, niños, mujeres, civiles. Pero los han muerto de los dos lados. Es absurdo olvidar que toda guerra es una moneda de dos caras.

    Y no es una guerra de cohetes contra piedras, quien afirme lo mismo, está mal informado y manipulando a los demás.

    De otra forma, ¿por qué Francia, Estados Unidos, La Unión Europea, Egipto, Arabia Saudita y otros países, apoyan la intervención? ¿Por inhumanos? No.

    Hubo una tregua de 6 meses y HAMAS la rompió e inició los ataques contra Israel:

    1. 19 de diciembre de 2008: Militantes de HAMAS lanzan tres cohetes a Israel.
    2. 24 de diciembre de 2008: Grupos armados de HAMAS lanzan un centenar de cohetes y proyectiles contra civiles del sur de Israel.
    3. 25 de diciembre de 2008: Israel amenaza con una operación militar a gran escala en Gaza si los grupos armados de HAMAS prosiguen sus ataques. La respuesta de HAMAS fue contundente: acabaremos cuando mueran todos los niños de Israel.
    4. 26 de diciembre de 2008: Israel vuelve a solicitar el alto al fuego, Hamas lo niega y lanza cohetes contra la ciudad de Netivot en Israel.
    5. 27 de diciembre de 2008: Israel inicia la “operación plomo Sólido”.

    En fin, hay un conteo diario de los más de 300 misiles y proyectiles que han lanzado los del grupo terrorista de Hamas contra el pueblo de Israel.

    Esta es una guerra no contra los palestinos, sino contra el grupo de HAMAS, que llegó al poder en la franja de Gaza por medio de las armas, de un golpe de Estado intestino promovido por terroristas y extremistas islámicos.

    La operación militar de Israel, ha sido contra la estructura terrorista de HAMAS, no contra civiles:

    1. Mezquitas que guardaban arsenal.
    2. El Canal de Televisión de Hamas (Al Aqsa TV).
    3. La Universidad Islámica de Gaza.
    4. Centros Políticos y Militares.

    ¿Por qué entonces tantos muertos civiles?

    Por que Hamas manipuló a su población por medio de Al Aqsa para que llegaran a “defender” los puntos de ofensiva contra una intervención a pie del ejercito israelí. En otras palabras, los utilizan de carne de cañón pues sabían de antemano que el ataque sería aereo.

    Con esto, ¿estoy justificando la guerra? ¿las muertes? ¿la destrucción? No. El derramamiento de sangre es terrible. La muerte de inocentes es aún peor.

    Lo que busco con esto, es informar, que se vean los dos polos del conflicto, y que todos los demás dejemos de culpar del conflicto a Israel porque en el fondo, muchos justifican su pensar ignorante con el silencioso argumento: “es que son judíos”.

    Actualización: 8 enero 2009:

    TODOS Acá les dejo un video con de los ataques del gobierno de Israel, dirigidos:
    http://www.youtube.com/watch?v=n2m4HbiIKKA

    Podrán observar que partes de las “trampas” de Hamas era usar edificios de civiles como escudos humanos, también, que el grado de las explosiones de misiles se veían incrementados en más de 500% cuando se daba sobre sitios con arsenales escondidos, y que Hamas esperaba utilizar como carne de cañon a su propio pueblo y llenó campos enteros de minas, mismas que hacían reacción en cadena poco después de que caía un misil.

    Otro video de miembros de Hamas, utilizando una escuela de niños palestinos como escudo para lanzar misiles a Israel:

    http://www.youtube.com/watch?v=zmXXUOs27lI

    Otro de los casos de que escondían arsenal en las mezquitas:

    http://www.youtube.com/watch?v=jwP_LusgPAw

    Otro de los túneles donde escondian explosivos y pasaban armas:
    http://www.youtube.com/watch?v=p–x0NCdJH4

    Otro donde se muestra cómo están tratando de detener misiles de Hamas y que los mismos misiles palestinos caen sobre su población:

    http://www.youtube.com/watch?v=OvWTom7UUFw

    Otro más donde se observa que HAMAS mueve armamento y misiles en medio de la población y el Ejercito Israelí intenta neutralizar haciendo el mínimo daño posible, pero muchos de los heridos, estaban participando con Hamas:
    http://www.youtube.com/watch?v=qG0CzM_Frvc

    Repito y lo demuestro. No se dejen manipular. Lo que sucede es una guerra, NO un genocidio.

    Culpar a Israel del conflicto como unico agente, no es correcto. Culpar a Israel de todas las muertes, no es correcto. Culpar a Israel de genocida, tampoco.

    Lo que sucede en la franja de Gaza no es un genocidio, es una guerra. La problematica no es nada mas culpa de Israel, sino de dos partes involucradas. Esto no quiere decir que apoyo la guerra. Esto no quiere decir que estoy a favor de las muertes de inocentes ni que afirme que como se han llevado las cosas sea la mejor manera. Lo que quiere decir, es que hay que decirle al pan, pan, y a la guerra, guerra.

    Finalmente, les dejo un estupendo artículo de Pilar Rahola. Habla del anti-Israelismo, una explicacion de porque muchas veces se quiere ver a Israel como el origen de todo lo que sucede. Se puede estar de acuerdo o no, recoredmos únicamente, que se trata de enriquecer el debate y no estarnos atacando unos a otros.

    La izquierda lunática
    de Pilar Rahola

    Conferencia Política de AIPAC, 2008.
    Washington.

    Buenos días.
    Es un honor para mí, estar entre ustedes.
    El título de mi conferencia es:
    La izquierda lunática.

    “Maten a ese cerdo infiel”. Con esa simple orden, enviada por un imán, la vida de un profesor francés, Robert Redeker, cambió para siempre el 19 de septiembre de 2006. Internet multiplicó la amenaza en decenas de webs islámicas, y la dirección de su casa, sus números de teléfono, los datos de sus hijos, fueron publicados. Desde ese día, toda su familia vive bajo protección policial, y ha tenido que abandonar su trabajo, su domicilio y cambiar de vida. Su crimen, haber escrito un artículo en el diario francés Le Figaro titulado: “What should the free world do while facing Islamist intimidation?”. En ese artículo, Redeker defendía la libertad de las democracias y alertaba del peligro del Islam radical. Y por defender la libertad de nuestra sociedad, ha perdido su propia libertad. En su reciente libro “Atrévete a vivir”, explica su vida en la clandestinidad. Una vida condenada al exilio interior, en su propio país. Por ejemplo, no ha podido anunciar la muerte súbita de su padre, por miedo a ser descubierto. Miembro de la revista de la elite de izquierdas “Le Temps Modernes”, fundada por J. P. Sastre, se ha visto abandonado por los líderes de izquierda franceses, que han atacado su crítica al Islam. Y así, como Salman Rushdie, como Talisma Nasreem, como Ayan Hirsi Ali, también Robert Redeker, ha descubierto que una parte de la izquierda europea está traicionando a la libertad. Él habla de los peligros del fascismo islámico, que amenaza, aterroriza, esclaviza y mata. Y sus compañeros de la izquierda, lo acusan de islamofobo y racista. Él denuncia la pasividad del mundo ante la esclavitud de la mujer, la ablación del clítoris, el uso de niños bombas, el fanatismo terrorista. Y sus compañeros de la izquierda, le acusan de no ser respetuoso con otras culturas. Él, como yo, como muchos, defiende un Islam libre de fanáticos, dictadores, terroristas y totalitarios. Y nuestros compañeros de la izquierda nos dejan solos ante esa defensa. Él asume, pues, la responsabilidad moral de defender la carta de derechos humanos, ante el acoso del islamismo radical, que es la nueva ideología totalitaria a la que se enfrenta el mundo. Y los compañeros de la izquierda, traicionan ese mismo compromiso moral. Es decir, estamos en un momento de la historia que exige una defensa firme de la libertad. La izquierda, tendría que liderar esa defensa. Y sin embargo, desgraciadamente, no está a la altura del momento histórico que vive la humanidad.

    ¿Por qué? ¿Qué patologías profundas alejan a la izquierda europea de su compromiso moral? ¿Por qué no vemos manifestaciones en París, o en Londres, o en Barcelona en contra de las dictaduras islámicas? ¿Por qué no lo hacen contra la dictadura birmana? ¿Por qué no hay manifestaciones, en contra de la esclavitud de millones de mujeres, que viven sin ningún
    amparo legal? ¿Por qué no se manifiestan en contra del uso de niños bombas, en los conflictos donde el Islam está implicado? ¿Por qué no ha
    liderado nunca la lucha a favor de las víctimas de la terrible dictadura islámica de Sudan? ¿Por qué nunca se ha conmovido por las víctimas de los actos de terrorismo en Israel? ¿Por qué no considera la lucha contra el fanatismo islámico, una de sus causas principales? ¿Por qué no defiende el derecho de Israel a defenderse y a existir? ¿Por qué confunde la defensa de la causa palestina, con la justificación del terrorismo palestino? Y la pregunta del millón, ¿por qué la izquierda europea, y globalmente toda la izquierda, solo está obsesionada en luchar contra dos de las democracias más sólidas del planeta, Estados Unidos e Israel, y no contra las peores dictaduras? Las dos democracias más sólidas, y las que han sufrido los atentados más sangrantes del terrorismo mundial. Y la izquierda no está preocupada por ello.

    Desde mi perspectiva de librepensadora, vinculada históricamente al pensamiento de izquierdas racional, me veo obligada a acusar a una parte de la izquierda, la que hace más ruido en periódicos y calles, de ser profundamente reaccionaria, antimoderna y antioccidental. Y, por todo ello, cómplice del avance del totalitarismo en el mundo. Nuevamente, ¿por qué? Estas son las patologías del pensamiento que detecto en los intelectuales y líderes más ruidosos de la izquierda, desde Noam Chomsky hasta José Saramago, desde Michael Moore, hasta Hugo Chávez o Evo Morales: no superación de la herencia dogmática estalinista; simplismo antiamericano; odio exacerbado a Israel; antisemitismo inconsciente. Es decir, hoy en los periódicos, en las universidades, en algunas cancillerías y en muchos libros, no tenemos líderes de izquierdas comprometidos con la
    libertad. Tenemos líderes de una izquierda lunática capaz de minimizar al terrorismo, banalizar a la Shoá, ignorar el sufrimiento de la mujer y justificar dictaduras terribles. Esos líderes, y esa corriente de opinión, explican el odio que hoy sufre Israel en el mundo, y especialmente en Europa. Un odio que va de la mano del odio que sufre, a su vez, Estados Unidos.

    1.- Permítanme analizar la primera patología, la Herencia dogmática estalinista y el antiamericanismo. Aunque el muro de Berlín ha caído, y con él la mayoría de las dictaduras comunistas, aún no ha caído el muro que muchos militantes de izquierdas mantienen en su propio cerebro. Así, algunos grandes dogmas estalinistas están intactos y condicionan los análisis de sus herederos. No es una casualidad que, durante décadas, el estalinismo criminalizara a Israel, y la izquierda actual lo continúe haciendo. No es una casualidad que, durante décadas, se considerara a las organizaciones palestinas terroristas, como fuerzas de liberación, y la izquierda actual continúa minimizando el terrorismo palestino y despreciando a las víctimas judías. No es una casualidad que, durante décadas, considerara a Estados Unidos como el paradigma de la maldad política, y la izquierda continúe obsesionada con Estados Unidos. De hecho, la mayoría de actitudes antiamericanas se deben a los anteojos con que la izquierda lunática mira al mundo. Son anteojos furibundamente antiamericanos. De manera que, si alguien es amigo de USA, es mi enemigo, y si alguien es enemigo de USA, es mi amigo. Y así, tipos de extrema izquierda acaban siendo amigos de Irán. Les une el odio a Estados Unidos, el odio a Israel y el desprecio genético hacia los valores occidentales. Es decir, les une el desprecio profundo a la libertad. Sin duda, el paradigma de la imbecilidad de esta izquierda dogmática se llama Hugo Chávez. Pero en Europa muchos profesores universitarios, escritores con prestigio y grandes intelectuales, piensan igual que Chávez. Solo se distinguen por ser más sutiles en la expresión de sus prejuicios.

    Por supuesto, la crítica a las políticas de Estados Unidos o Israel, son legítimas y algunas, muy necesarias. Pero el fenómeno actual va mucho más allá de las críticas razonables. Se trata de una brutal criminalización del derecho de Israel a su existencia y a su defensa, acompañada de una mirada tierna sobre el terrorismo palestino. Y en el caso de Estados Unidos, tampoco abunda la crítica razonable. Abunda el prejuicio, el maniqueísmo y la obsesión. En Europa y América Latina, este fenómeno es especialmente virulento.

    2.- La segunda patología, el Antiisraelismo sin complejos, y el antisemitismo inconsciente. Sin duda, el odio exacerbado a Israel marca las pautas de los periódicos del mundo. Ningún otro conflicto sufre una distorsión informativa como éste; Israel es el único país del mundo que tiene que pedir perdón por existir, perdón por defenderse y perdón por no desaparecer. Sus acciones militares son elevadas a la categoría del horror. Sus víctimas son despreciadas y sus enemigos son considerados héroes. La clave está en la frase que dijo el Premio Nóbel Imre Kertesz, judío húngaro que sufrió el Holocausto: “Cuando veo en la televisión los tanques israelíes, una idea me atraviesa el alma: Dios mío, que bien que pueda ver la estrella judía sobre los tanques israelíes y no cosida sobre mi ropa como en 1944. No soy imparcial ni puedo serlo: dejo la imparcialidad a los intelectuales europeos que juegan a ese juego de forma tan malvada…” Así es. Lejos de ser la histórica víctima judía que se arrastraba por los ghettos, era perseguida como una rata y era asesinada, hoy el judío eleva un país de la nada, investiga, inventa, ganas premios internacionales y vence en todas las guerras que le plantean. Y esa imagen del judío victorioso, a pesar de siglos de persecución y exterminio, es insoportable para muchos. El primer pecado de Israel, es no sucumbir. Esa fuerza que le ha permitido sobrevivir a guerras letales y a millones de enemigos, es lo que más indigna a la izquierda lunática. ¿Por qué? Porqué es genéticamente antisemita.

    Por supuesto, nadie de esa izquierda reconoce que es antisemita. Hablan de solidaridad con el pueblo palestino, de crítica racional a Israel, de compromiso con la libertad. Veamos los conceptos. Primer concepto: solidaridad, palabra tótem de la izquierda europea e internacional. Sin embargo, es una solidaridad tuerta, que llora con un único ojo, solamente por las víctimas palestinas, pero que aplaude la masacre en una escuela judía, o en un autobús, o en Universidad Monte Scopus. Y si se solidariza con la causa palestina, nunca lo ha hecho con la causa judía. Esa izquierda aplaudiría la desaparición de Israel, y nunca se ha sentido cómoda con su existencia. Por tanto, no es solidaridad con las víctimas. Es odio hacia Israel.

    Otro concepto: crítica racional. No existe en la práctica totalidad de los análisis. Lejos de encontrar reflexiones equilibradas, solo encontramos una reducción extrema y maniquea del conflicto, que convierte a Israel en un ente malvado, y a los palestinos, en víctimas puras. Así, durante años la mayoría de los analistas convirtieron a Arafat en una especie de Che Guevara árabe, héroe de la lucha de los pueblos. Su corrupción, su autoritarismo, su violencia nunca fueron objeto de crítica, y a nadie le interesó saber qué hacían los palestinos con los miles de millones de dólares que llegan a la autoridad palestina, desde todos los lugares del mundo. Cada palestino ha recibido, per cápita, el doble que los europeos por el Plan Marshall. ¡Y hay pobreza! ¿Por qué? A nadie le ha interesado
    formular esta pregunta, porqué es más fácil culpar a Israel de los males palestinos, que intentar saber qué responsabilidad tienen los palestinos, en su propia miseria.

    Y finalmente, el concepto de compromiso con la libertad. Oigo esa expresión en todos los foros propalestinos europeos. “¡Estamos a favor de la libertad de los pueblos!”, dicen con ardor. No es cierto. Nunca les ha preocupado la libertad de los ciudadanos de Siria, de Irán, del Yemen, de Sudan, etc… Y nunca les ha preocupado la libertad destruida de los palestinos que viven bajo el extremismo islámico de Hamás. Solo les preocupa usar el concepto de libertad palestina, como misil contra la libertad israelí.

    Una terrible consecuencia se deriva de estas dos patologías ideológicas: la Manipulación periodística. Finalmente, no es menor el daño que hace la mayoría de la prensa internacional. Sobre el conflicto árabo-isaelí NO SE INFORMA, SE HACE PROPAGANDA. La mayoría de la prensa, cuando informa sobre Israel, vulnera todos los principios del código deontológico del periodismo. Y así, cualquier acto de defensa de Israel se convierte en una masacre y cualquier enfrentamiento, en un genocidio. Se han dicho tantas barbaridades, que a Israel ya no se la puede acusar de nada peor. En paralelo, esa misma prensa nunca habla de la ingerencia de Irán o Siria a favor de la violencia contra Israel; de la inculcación del fanatismo en los niños; de la corrupción generalizada en Palestina. Y cuando habla de víctimas, eleva a la categoría de tragedia a cualquier víctima palestina, y camufla, esconde o desprecia a las víctimas judías.

    Acabo con un apunte sobre la izquierda española. Muchos son los ejemplos que ilustran el antiisraelismo y el antiamericanismo que definen el ADN de la izquierda global española. Por ejemplo, un partido de izquierdas acaba de expulsar a un militante, porqué ha creado una web de defensa de Israel. Cito frases de la expulsión: “Nuestros amigos son los pueblos de Irán, Libia y Venezuela, oprimidos por el imperialismo. Y no un estado nazi como el de Israel”. Otro ejemplo, la alcaldesa socialista de Ciempozuelos cambió el día de la Shoá, por el día de la Nakba palestina, despreciando, así, a más de 6 millones de europeos judíos asesinados. O en mi ciudad, Barcelona, el ayuntamiento socialista ha decidido celebrar, durante el 60 aniversario del Estado de Israel, una semana de “solidaridad con el pueblo palestino”. Para ilustrarlo, invitó a Leila Khaled, famosa terrorista de los años 70, actual líder del Frente de Liberación de Palestina, que es una organización considerada terrorista por la Unión Europea, y que defiende el uso de las bombas contra Israel. Y etcétera. Este pensamiento global, que forma parte de lo políticamente correcto, impregna también el discurso del presidente Zapatero. Su política exterior cae en todos los tópicos de la izquierda lunática y, respecto a Oriente Medio, su actitud es inequívocamente pro-árabe. Estoy en condiciones de asegurar que, en privado, Zapatero considera a Israel culpable del conflicto, y la política del ministro Moratinos va en esa dirección. El hecho de que el presidente se pusiera una Kefia palestina, en plena guerra del Líbano, no es una casualidad. Es un símbolo. España ha sufrido el atentado islamista más grave de Europa, y “Al Andalús” está en el punto de mira de todo el terrorismo islámico. Como escribí hace tiempo, “nos mataron con celulares vía satélite, conectados con la Edad Media”. Y, sin embargo, la izquierda española está entre las más antiisraelíes del planeta. ¡Y dice ser antiisraelí por solidaridad! Esta es la locura que quiero denunciar con esta conferencia.

    CONCLUSIÓN.
    No soy judía, estoy vinculada ideológicamente a la izquierda y soy periodista. ¿Por qué no soy antiisraelí, como la mayoría de mis colegas? Porqué, como no judía, tengo la responsabilidad histórica de luchar contra el odio a los judíos, y, en la actualidad, contra el odio a su patria, Israel. La lucha contra el antisemitismo no es cosa de judíos, es obligación de los no judíos. Como periodista, estoy obligada a buscar la verdad, más allá de los prejuicios, las mentiras y las manipulaciones. Y sobre Israel no se dice la verdad. Y como persona de izquierdas, que ama el progreso, estoy obligada a defender la libertad, la cultura, la convivencia, la educación cívica de los niños, todos los principios que las Tablas de La Ley convirtieron en principios universales. Principios que el islamismo fundamentalista destruye sistemáticamente. Es decir, como no judía, periodista y de izquierdas tengo un triple compromiso moral con Israel. Porqué, si Israel fuera derrotada, serían derrotadas la modernidad, la cultura y la libertad.
    La lucha de Israel, aunque el mundo no quiera saberlo, es la lucha del mundo.

    Repito: lo que sucede en la franja de Gaza no es un genocidio, es una guerra. La problematica no es nada mas culpa de Israel, sino de dos partes involucradas. Esto no quiere decir que apoyo la guerra. Esto no quiere decir que estoy a favor de las muertes de inocentes ni que afirme que como se han llevado las cosas sea la mejor manera. Lo que quiere decir, es que hay que decirle al pan, pan, y a la guerra, guerra.