Articulo de Gerardo Lopez Maldonado sobre la inseguridad

Posted by on September 6, 2008 at 2:25 am.

Tuvo que ocurrir el secuestro y homicidio de un niño perteneciente a la clase económica mas alta del país para que empezáramos a tomar conciencia del avanzado grado de descomposición en que nos encontramos como sociedad.

Los gobiernos, local, estatal y federal, incumplen sus funciones primordiales de proporcionar seguridad pública y educación para la población, ya que las autoridades (no todas pero casi) utilizan el poder y el presupuesto para su beneficio personal, e incluso se asocian con la delincuencia mas peligrosa.

Por nuestra parte la mayoría de los gobernados, no respetamos ni enseñamos a nuestros hijos a respetar nuestro país, nuestra ciudad, ni a nosotros mismos, pasando por alto los principios de convivencia mas básicos, como depositar la basura en su lugar, respetar el límite de velocidad al conducir, no sobrepasar el número de artículos en una caja rápida del supermercado, apropiarse de lo que no es de uno, estacionarse en un lugar prohibido o para discapacitados, etc.,etc., y ni hablar de los medios de comunicación masiva, carentes de toda ética y control gubernamental de sus contenidos. Pareciera que estamos llegando a un punto donde impera la ley del más fuerte y donde la sociedad desconfía y teme a sus autoridades.

Después de ver lo que ocurrió con ese niño, que aparentemente contaba con toda la protección, la pregunta es: ¿que le espera a la siguiente generación de mexicanos y a los que no podemos emigrar a otro un país seguro o subir las bardas y pagar ‘guaruras’?

En 1969, en la Universidad de Stanford (EEUU), el Prof. Phillip Zimbardo realizó un experimento de psicología social. Dejó dos autos abandonados en la calle, dos autos idénticos, la misma marca, modelo y hasta color. Uno lo dejó en el Bronx, por entonces una zona pobre y conflictiva de Nueva York y el otro en Palo Alto, una zona rica y tranquila de California. Dos autos idénticos abandonados, dos barrios con poblaciones muy diferentes y un equipo de especialistas en psicología social estudiando las conductas de la gente en cada sitio.

Resultó que el auto abandonado en el Bronx comenzó a ser bandalizado en pocas horas. Perdió las llantas, el motor, los espejos, el radio, etc. Todo lo aprovechable se lo llevaron, y lo que no lo destruyeron. En cambio el auto abandonado en Palo Alto se mantuvo intacto.

Es común atribuir a la pobreza las causas del delito. Atribución en la que coinciden las posiciones ideológicas más conservadoras, (de derecha y de izquierda). Sin embargo, el experimento en cuestión no finalizó ahí, cuando el auto abandonado en el Bronx ya estaba deshecho y el de Palo Alto llevaba una semana impecable, los investigadores rompieron un vidrio del automóvil de Palo Alto.

El resultado fue que se desató el mismo proceso que en el Bronx, y el robo, la violencia y el vandalismo redujeron el vehículo al mismo estado que el del barrio pobre.

¿Por qué el vidrio roto en el auto abandonado en un vecindario supuestamente seguro es capaz de disparar todo un proceso delictivo?

No se trata de pobreza. Evidentemente es algo que tiene que ver con la psicología humana y con las relaciones sociales. Un vidrio roto en un auto abandonado transmite una idea de deterioro, de desinterés, de despreocupación que va rompiendo códigos de convivencia, como de ausencia de ley, de normas, de reglas, como que vale todo. Cada nuevo ataque que sufre el auto reafirma y multiplica esa idea, hasta que la escalada de actos cada vez peores se vuelve incontenible, desembocando en una violencia irracional.

En experimentos posteriores (James Q. Wilson y George Kelling) desarrollaron la ‘teoría de las ventanas rotas’, misma que desde un punto de vista criminológico concluye que el delito es mayor en las zonas donde el descuido, la suciedad, el desorden y el maltrato son mayores.

Si se rompe un vidrio de una ventana de un edificio y nadie lo repara, pronto estarán rotos todos los demás. Si una comunidad exhibe signos de deterioro y esto parece no importarle a nadie, entonces allí se generará el delito. Si se cometen ‘pequeñas faltas’ (estacionarse en lugar prohibido, exceder el límite de velocidad o pasarse una luz roja) y las mismas no son sancionadas, entonces comenzarán faltas mayores y luego delitos cada vez más graves.

Si los parques y otros espacios públicos deteriorados son progresivamente abandonados por la mayoría de la gente (que deja de salir de sus casas por temor a las pandillas), esos mismos espacios abandonados por la gente son progresivamente ocupados por los delincuentes.

La teoría de las ventanas rotas fue aplicada por primera vez a mediados de la década de los 80 en el metro de Nueva York, el cual se había convertido en el punto más peligroso de la ciudad. Se comenzó por combatir las pequeñas transgresiones: graffitis deteriorando el lugar, suciedad de las estaciones, ebriedad entre el público, evasiones del pago del pasaje, pequeños robos y desórdenes. Los resultados fueron evidentes. Comenzando por lo pequeño se logró hacer del metro un lugar seguro.

Posteriormente, en 1994, Rudolph Giuliani, alcalde de Nueva York, basado en la teoría de las ventanas rotas y en la experiencia del metro, impulsó una política de ‘tolerancia cero’.
La estrategia consistía en crear comunidades limpias y ordenadas, no permitiendo transgresiones a la ley y a las normas de convivencia urbana.

El resultado práctico fue un enorme abatimiento de todos los índices criminales de la ciudad de Nueva York.

La expresión ‘tolerancia cero’ suena a una especie de solución autoritaria y represiva, pero su concepto principal es más bien la prevención y promoción de condiciones sociales de seguridad.

No se trata de linchar al delincuente, ni de la prepotencia de la policía, de hecho, respecto de los abusos de autoridad debe también aplicarse la tolerancia cero.

No se trata tampoco de la pena de muerte ni del ojo por ojo, (como algunos políticos oportunistas y pusilánimes de nuestro país han propuesto en estos días), ni siquiera de bajar la edad penal, sino más bien un conjunto de ideas que debidamente aplicadas deberían resultar en un beneficio para cualquier sociedad.

No es tolerancia cero frente a la persona que comete el delito, sino tolerancia cero frente al delito mismo.

Se trata de crear comunidades limpias, ordenadas, respetuosas de la ley y de los códigos básicos de la convivencia social humana, como la que no tenemos ahora.

Quiero ser optimista y pensar que México ya tocó fondo y por fin vamos a despertar como sociedad.

Ojala, por nuestros hijos.

Escrito por:
Lic. Gerardo López Maldonado
Abogado, Maestro en Ciencias Penales

Este artículo me lo encontré en el blog de Monterrey del otro lado del Charco de mi amiga Kerubina.

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!
Add to:
Blink It | Blogarithm | Bloglines | | Digg it | FURL | +Google | My AOL | NewsGator | Newsburst | Pluck | RSSFWD: | RawSugar | Reddit | Rmail | Rojo | SearchFox | Shadows Tag! | Simpy This! | Slashdot | Spurl | Y! MyWeb

3 Comments

  • Ramón Mier says:

    En general estoy de acuerdo con lo que dice el autor del artículo. Pero estoy profundamente en desacuerdo con lo siguiente:

    “Por nuestra parte la mayoría de los gobernados, no respetamos ni enseñamos a nuestros hijos a respetar nuestro país, nuestra ciudad, ni a nosotros mismos” Esto es una gran falsedad. la inmensa mayoría de los mexicanos ensañamos a nuestros hijos a respetar a los demás, a seguir las normas, a comportarse como buenos ciudadanos. De otro modo, ¿cómo explicar que la mayoría de las veces la gente respete los espacios de estacionamiento para minusválidos? ¿o que no tire basura en la calle? ¿o que no desperdicie el agua o se pase los altos? Es verdad, son muchísimos quienes no respetan a las normas, a los demás y a sí mismos, quienes no eneseñan a sus hijos las conductas y valores que podrían mejorar nuestra convivencia. Son muchos, pero no por eso dejan de ser una minoría.

    Una minoría molesta, una minoría que actúa con impunidad y que seguramente se ríe ante la impotencia de quienes no tenemos más remedio de observar con dolor cómo abusan, destruyen, ensucian sin que haya una autoridad a quien recurrir o que quiera intervenir para impedírselos.

    Tampoco estoy de acuerdo en que los medios de comunicación carecen de toda ética. Y tampoco estaría de acuerdo que estuvieran bajo control gubernamental. Es verdad que muchos medios y comunicadores llegan a actuar de forma irresponsable y moralmente cuestionable, pero ni lo son todos, ni lo hacen todo el tiempo. Y el control gubernamental sobre los medios no puede ofrecerle nada bueno a la sociedad, excepto censura.

  • Gustavo says:

    El presente es tan sólo para comentar lo siguiente:

    Me gusta la idea de la creación de “Realidad Novelada”, como un medio de denuncia social, lamentablemente todos tenemos la virtud de criticar más no de proponer y hacía ese tenor dirijo algunos cuestionamientos. ¿Qué haces para cambiar la representación social de la realidad en tu entorno?, ¿Cómo contribuyes al cambio de conducta en tu familia, grupo de amigos, grupo de trabajo, etc.?, ¿Qué sugieres como medidas preventivas y correctivas para el cambio de paradigmas en nuestra sociedad y lograr con ello la mejora social?

    Referente a tus demás preocupaciones políticas de la vida, no te has puesto a reflexionar que “los mexicanos tenemos el gobierno que merecemos (ruda la frase, pero cierta). Saludos

Trackbacks / Pingbacks

Leave a Reply