Y digo adiós

Posted by on August 2, 2008 at 2:36 am.

(gracias Xana)

Alejandro Aura murió el pasado 30 de julio de 2008, en Madrid, como consecuencia del cáncer que lo aquejaba desde hacía tiempo. Fue un incansable escritor, amante de la literatura, poeta y promotor de la cultura.

Y como todo aquel, bueno o malo, incansable o cansado, murió el mismo día cualquiera en que murieron tantos otros. Sí, se fue. Pero con una gran belleza literaria, se despidió por medio de un texto publicado en su blog, poco antes de que lo “encerraran” por última vez en el nosocomio…

DESPEDIDA
Así pues, hay que en algún momento cerrar la cuenta,
pedir los abrigos y marcharnos,
aquí se quedarán las cosas que trajimos al siglo
y en las que cada uno pusimos nuestra identidad;
se quedarán los demás, que cada vez son otros
y entre los cuales habrá de construirse lo que sigue,
también el hueco de nuestra imaginación se queda
para que entre todos se encarguen de llenarlo,
y nos vamos a nada limpiamente como las plantas,
como los pájaros, como todo lo que está vivo un tiempo
y luego, sin rencor, deja de estarlo.

¿Se imaginan el esplendor del cielo de los tigres,
allí donde gacelas saltan con las grupas carnosas
esperando la zarpa que cae una vez y otra y otra,
eternamente? Así es el cielo al que aspiro. Un cielo
con mis fauces y mis garras. O el cielo de las garzas
en el que el tiempo se mueve tan despacio
que el agua tiene tiempo de bañarse y retozar en el agua.
O el cielo carnal de las begonias en el que nunca se apagan
las luces iridiscentes por secretear con sus mejillas
de arrebolados maquillajes. El cielo cruel de los pastos,
esperanzador y eterno como la existencia de los dioses.
O el cielo multifacético del vino que está siempre soñando
que gargantas de núbiles doncellas se atragantan y se ríen.

Lo que queda no hubo manera de enmendarlo
por más matemáticas que le fuimos echando sin reposo,
ya estaba medio mal desde el principio de las eras
y nadie ha tenido la holgura necesaria para sentarse
a deshacer el apasionante intríngulis de la creación,
de modo que se queda como estaba, con sus millones,
billones, trillones de galaxias incomprensibles a la mano,
esperando a que alguien tenga tiempo para ver los planos
y completo el panorama lo descifre y se pueda resolver.
Nos vamos. Hago una caravana a las personas
que estoy echando ya tanto de menos, y digo adiós.

Lindo fin de semana. Vivan, rían, hagan el amor… siempre hay que estar listos para decir adiós.

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!
Add to:
Blink It | Blogarithm | Bloglines | | Digg it | FURL | +Google | My AOL | NewsGator | Newsburst | Pluck | RSSFWD: | RawSugar | Reddit | Rmail | Rojo | SearchFox | Shadows Tag! | Simpy This! | Slashdot | Spurl | Y! MyWeb

2 Comments

  • Xana says:

    Gracias a ti por publicarlo, porque a mí se me hizo precioso. Y gracias por compartir el link a su blog, es impresionante leer los escritos de días antes y nos hace cuestionarnos si algún día estamos listos para no leer un libro nuevo, ni esperar demasiados mañanas. Ese es el valor del poema, poder despedirte si es hoy, mañana o quién sabe cuando.

  • Wences says:

    Saludos desde Galicia. Fenomenal blog el tuyo. Aquí también pegó duro la droga en los 80, por suerte, la situación mejoró bastante desde entonces.

    Échale un vistazo a mi blog si te parece. Chao.

Trackbacks / Pingbacks

Leave a Reply