Cuento para leer de noche

Posted by on August 22, 2007 at 3:13 am.


picture by tanakawho

O la Realidad No-Velada de los casimuertos

No mucha gente lo sabe, pero en todo nosocomio de regular tamaño del sector salud, existe una zona que se denomina en el vulgo hospitalario,como el Pabellón de la Muerte. Tal tenebroso es su nombre, que fosca es su finalidad también: ese es el sitio donde se coloca a los enfermos terminales, traumatizados desahuciados, quemados y amputados irreparables y en breves notas, toda aquella persona que médica y científicamente, no tiene oportunidad alguna de sobrevivir.

Es la necesidad lo que los creó y lo que los mantiene en secreto. Porque llegarán otros pacientitos que sí podrán recuperarse y para ellos se destinarán las existencias: cubículos de urgencias, cama en piso, quirófanos, agua, luz, medicamentos, materiales de curación y un sinfín de insumos, incluyendo horas/hombre de médicos, enfermeras y personal de limpieza. Nada moral, simple ley mortal del mercado: los recursos son siempre limitados.

Los cuerpos aún con vida, a veces sin brazos ni piernas, a veces sin media cabeza, o con tumores tan grandes que se mueven por si solos y sobresalen a la piel, siempre inconcientes, son trasladados a este lugar de filtro entre un mundo y el otro, mientras a sus parientes se les comunica que están en terapia intensiva sin posibilidad ni permiso de visita.

Ya sea en el sótano, o en un galerón en apariencia abandonado, sin luz, ni monitores, ni personal y sin siquiera una sonda o un suero de glucosa, los casimuertos llegan al Pabellón de la Muerte y son acomodados donde haya lugar, a veces en camillas destartaladas, otras tantas, en petates sobre el suelo vil y frío, o sobre algunas sábanas que toca lavar al siguiente turno matutino, pues han de saber que es durante la noche donde la gran mayoría se extingue.

Aunque no lo crean o lo pregunten a cercanos que trabajen en estos hospitales y ellos mismos nos nieguen, los Carontes existimos en las profundidades de cada hospital de cada ciudad que tenga servicios médicos públicos de mediano tamaño. Nadie habla de nosotros porque es un trabajo maldito que alguien tiene que hacer mientras los demás prefieren no pensar en ello… Con sigilo, vistiendo ropajes azul obscuros, zapatos de goma y con tapabocas (para no ser reconocidos ni en este mundo ni en el otro), nos paseamos en las penumbras de cada piso y sección (urgencias, enfermería, dispensarios, consultorios, anfiteatros y un largo etcétera), seguidos a la distancia tan solo por la capitana de enfermeras y un pequeño cortejo de dos o tres camilleros, quienes ante el simple golpeteo de nuestro anillo contra la cama en cuestión, reciben la orden de trasladar al pobre ser elegido, a esta zona de la que somos guardianes únicos, para que vayan a bien morir o en extrañísimos casos, a sobrevivir por milagro de eso que no quiero cuestionar y que prefiero no entender.

Caronte es nuestro sobrenombre, porque como aquella figura de la mitología, elegimos entre la muchedumbre a aquellos que deberán cruzar el otro lado del río. No se sabe quien nos bautizó así, pero me parece la forma más adecuada de nombrarnos, aún y cuando fuera del hospital, podamos ser tus vecinos, amigos, compadres, e hijos.

Déjolos ya pues, que es mi turno de entrada, mi compañero de tiempo vespertino va de salida y aún necesito calzarme mi filipina obscura y mi tapabocas para no ser reconocido. Quizás entre sueños algún día me veas merodeando en silencio por ahí, y yo te guiñaré un ojo, esperando comprendas -y puedo apostar mi vida y eso que convivo con la muerte todos los días- que ningún Caronte sabe cómo es que estudiamos medicina para salvar vidas y terminamos absortos por las necesidades económicas y la burocracia, desempeñando esta labor proterva, que es tan necesaria e inevitable como la limitación de recursos y la muerte misma.

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!
Add to:
Blink It | Blogarithm | Bloglines | | Digg it | FURL | +Google | My AOL | NewsGator | Newsburst | Pluck | RSSFWD: | RawSugar | Reddit | Rmail | Rojo | SearchFox | Shadows Tag! | Simpy This! | Slashdot | Spurl | Y! MyWeb

19 Comments

  • Nery says:

    Bendita la tinta de la pluma que fue empuñada por la mano que escribió este cuento. Excelente. Felicidades tocayo.

  • Maclovia says:

    Felicidades, excelente.
    Un abrazo.

  • morgaana says:

    ¡Uhm! No he terminado de leerlo, me ha dado un poco de yuyu.

    Vaya cambio de imagen que has vuelto a hacer.
    Besitos

  • Carolina says:

    Buenísimo, felicidades!

  • Leonardo says:

    Magnifico relato. A esto me referia yo cuando dije que lo que hace bueno a este blog son sus posts y sobre todo las realidades noveladas y cuentos.

  • Juan says:

    Ta cabron, no me guiñes el ojo que te parto la madre.

  • dRA mONDRAGon says:

    CARONTE’?????

    FASCINANTE EL SOBRENOMBRE PARA ALGUIEN QUE OCULTA SU MIRADA, SU SENTIR, SU ESENCIA EN UNA PIJAMA QUIRUGICA AZUL, CON CUBREBOCAS………

    POCOS QUEDAMOS AUN BATALLANDO CONTRA LA BUROCRACIA Y DEHUMANIZACION.

    GRACIAS.

  • DANIEL says:

    te viste fresa

  • diego says:

    Buenísimo el cuento de hoy, de verdad.
    Yo he caminado por lugares así, nada gratos. Prefiero la morgue.

  • Xana says:

    Excelente, con todo y el miedo y el escalofrío que generaron las imágenes del relato, la sensación bien vale la pena

  • piper07 says:

    Aunque usted no lo crea, nunca imagine que pasara esoo¡¡¡ realmente me puso la piel chinita…

  • ory says:

    “wow …woow…Spooky!!!!!!!

  • MARY says:

    guau!!!! MUY MUY BIEN…ESTOS RELATOS SON LO UNICO QUE NOS PUEDE SALVAR ANTE LA INDIFERENCIA DEL MUNDO QUE NOS TOCO VIVIR….FELICIDADES….
    OTRO ….OTRO……OTRO……

  • Sole says:

    Leo siempre tus relatos, antes de dormir. Tienes una manera de describir que transportan a ese lugar, ese momento.
    Felicitaciones!. Sabes que estas en mi blog de noticias informales, tengo que agregarte a los otros dos.
    Abrazos a pownce y a twitter!.

  • Brenda says:

    Si eres un Caronte de verdad, quiero que me lleves a la mitad en donde eliges a los que cruzan el río y los que se quedan un rato más. Seguramente me vas a ver llorar, pero no será por tu culpa, sino por mi necesidad de sentir la miseria. Estoy hablando en serio.

  • hommosapiens says:

    E imagino no solo en hospitales, también en clínicas y sanatorios en lo mas recóndito de este y otros paises. Que pesadilla. Excelente relato. El formato del Blog es mucho mas práctico y se lee mejor. Keep the good work.

  • J.S. Zolliker says:

    NERY: Viniendo de ti, eso es todo un halago!

    MACLOVIA: Lo mismo digo de tu último relato, una delicia.

    MOORGANA: De eso se trata! 😉 Si, espero que esta imagen sea más limpia y de más fácil lectura y navegación. Un abrazo!

    CAROLINA: Muchísimas gracias! Un beso!

    LEONARDO: Muchas gracias por la crítica y el comentario. Me atrevo a decir, que lo que hace bueno este blog, son precisamente sus sugerencias y comentarios. Bienvenido!

    DRA. MONDRAGON: Y gracias a esos médicos como tú, el mundo sigue siendo habitable. Saludos!

    JUAN: Jajajajjaajja! Es el comentario de la noche!

    DANIEL: Te parece? porque no nos cuentas más al respecto?

    DIEGO: Sí, contra lugares así, la morgue parece un mejor lugar. Muchas gracias por el comentario!

    XANA: Querida, esas palabras tuyas me llenan de orgullo. Muchas gracias!

    PIPER07 Me da mucho gusto verte como lectora y comentadora regular! Y sí, esos lugares existen…

    Ory: Spooky indeed, bienvenido el comentario y espero leerte de nuevo por acá!

    MARY: Muchas gracias! De estos relatos, procuro uno a la semana. Puedes inscribirte a la notificación automática de email (pestaña Avisos @mail) para recibirlos. Saludos!

    SOLE: Pownce y twitter te mandan saludos! Muchas gracias por los links, también te tengo enlazada. Un abrazo!

    BRENDA: Delicioso y macabro comentario. Pero no, espero no estés hablando en serio. Mucho hay de este lado, y del otro seguro llegamos todos algún día, no veo porque apresurarlo.

    HOMMOSAPIENS: Qué bueno que te gusta el nuevo formato. Ahí la llevamos… De lo de hospitales, no en todas las clínicas, hay algunos grandes hospitales donde esto sucede… de las clínicas, suceden otras cosas, otras pesadillas sobre las que escribiré algún día. Un abrazo!

  • deedee says:

    Me ha encantado tu cuento, soy enfermera y me ha estremecido, tienes muy buena pluma y ciertamente, hay lugares en los hospitales que incluso a los que trabajamos en ellos nos dan cierto respeto al menos, una amiga dice que por allí vagan ánimas… Sigue así, es genial.

Trackbacks / Pingbacks

Leave a Reply